Cómo practicar la atención plena mientras corres

Cómo practicar la atención plena mientras corres

La atención plena es el arte de mantener tu mente en el presente. No estás pensando en el pasado o preocupándote por el futuro, sino centrándote en lo que estás haciendo, ya sea jugando a atrapar a tu hijo, comiendo, corriendo o escribiendo un correo electrónico. Ser consciente es recordarse a usted mismo que tiene el control de sus pensamientos y su cuerpo.

¿Cómo pueden beneficiarse Mindfulness a los corredores?

Para los corredores, ser conscientes significa prestar atención a cómo sus sensaciones físicas, pensamientos y emociones responden a la carrera y cómo están conectados. A los corredores les gusta aconsejarse unos a otros, Corre la milla en la que estás y la atención plena está haciendo exactamente eso, concentrándote en tu carrera, tus movimientos, tu cuerpo, tus pensamientos.

La atención plena puede ayudar a los corredores a concentrarse en las sensaciones de su cuerpo que puede controlar, como la forma de correr y la respiración. En lugar de concentrarte en lo que te duele o en la cantidad de kilómetros que te quedan, te concentras en dónde está el cuerpo. Puedes concentrarte en tomar respiraciones profundas, mantener una buena forma de correr o mejorar tu cambio de zancada.

Al igual que la meditación o la respiración rítmica que generalmente se practica en una posición sentada, ser consciente al correr puede ayudar a enfocar la mente y reducir la tensión física. Y al menos un estudio ha demostrado que la combinación de meditación y ejercicio físico mejoró significativamente los síntomas en pacientes depresivos.

Incluso los participantes del estudio sin un diagnóstico de depresión también informaron una disminución en los pensamientos de reflexión, ansiedad y una mejora general en la motivación.

Cómo agregar Conciencia a tus carreras

Ser más atento mientras corres puede parecer difícil al principio, especialmente si eres el tipo de corredor que está acostumbrado a usar la disociación (pensar fuera del cuerpo) para distraerte durante las carreras.

Pero, si sigues así, puedes realmente cosechar los beneficios de la atención plena, tanto en tu carrera como en otros aspectos de tu vida. Aquí hay algunas formas en que puede permanecer en el presente durante sus carreras.

1. Corre afuera. Es más fácil practicar mindfulness cuando estás corriendo al aire libre. Le dará a sus sentidos muchas más oportunidades para conectarse. Los senderos son un lugar ideal para practicar la carrera atenta, ya que es esencial estar al tanto de lo que estás haciendo, concentrarte en el terreno y evitar caer. También hay una gran cantidad de belleza natural para observar cuando se ejecuta en los senderos.

2. Deje sus auriculares en casa. Mientras escucha música puede ser beneficioso para algunas carreras, si desea practicar mindfulness, querrá evitar la distracción de la música. Le resultará mucho más fácil enfocarse y conectarse con su entorno y sus pensamientos. Do 3. Haz algo de respiración profunda antes de correr.

Practica la respiración profunda del vientre antes de salir a correr. Te ayudará a relajarte y a concentrarte en prepararte para correr. Inhale profundamente por la nariz y exhale por la boca. Coloque una mano sobre su pecho y la otra sobre su vientre, para asegurarse de que su diafragma (no su cofre) se infla con aire. Haga de cinco a seis respiraciones profundas antes de comenzar su carrera. Puedes hacerlo bien después de hacer algunos ejercicios de calentamiento previos a la carrera.

4. Comience lentamente y preste atención a su cuerpo.

Observe cómo está cambiando su ritmo de respiración. Siente tu corazón latiendo y el ritmo de tus pies rebotando en el suelo. Si sientes que tu mente se aleja de estar presente en el momento, concéntrate en tu respiración. Siente que tu cuerpo comienza a calentarse mientras te mueves. ¿Cómo se sienten tus músculos? ¿Cómo se sienten tus brazos? ¿Tus piernas? ¿Cómo está tu forma de correr? Observe si está tensando cualquier parte de su cuerpo innecesariamente. Preste atención a cualquier opresión que pueda sentir. Solo obsérvala y sé consciente de ello. No necesita hacer un esfuerzo para deshacerse de él. Puede descubrir que solo el acto de hacerse consciente de la tensión lo ayudará a liberarlo naturalmente.

5. Observe cómo responde su mente.

Dirige tu enfoque a tus sentimientos y pensamientos. ¿Te sientes feliz por tener un descanso y un tiempo para ti? ¿Te sientes agradecido por estar lo suficientemente sano para correr? ¿Qué hay de tus pensamientos? ¿Estás pensando en tu larga lista de cosas por hacer? ¿Estás reproduciendo una conversación reciente en tu cabeza? ¿La actividad física es reconfortante para ti? 6. Dirige tu atención a todo lo que sucede a tu alrededor.

Disfruta sentir el viento golpeando tu cara. Observe las vistas y sonidos a su alrededor. No intentes abarcar todo lo que te rodea, sino enfocarte en algunas cosas específicas, como el color vibrante de las hojas o las flores, o los detalles arquitectónicos de un edificio. Busque cosas que llamen su atención o algo que tal vez no haya notado antes en su ruta familiar. 7. Enfócate en el golpe de tu pie.

Concéntrate en la sensación de tu pie golpeando el suelo. Escuchar el ritmo de tus golpes al pie puede ser muy relajante. Intenta correr ligeramente con pasos rápidos. Piensa para ti mismo, Luz en mis pies, luz en mis pies. Céntrate en deslizarte por el suelo, sin esfuerzo. Asegúrate de que tus pies aterricen debajo de tus caderas, no delante de ti, para que no te deslices. 8. Preste atención al dolor o la incomodidad.

Está bien hacerse consciente del dolor. Piensa si significa o no que debes detener o ralentizar, o si simplemente debes seguir haciendo lo que estás haciendo. Los corredores experimentados aprenden a correr con cierta incomodidad. Si eres más nuevo para correr, es posible que quieras detenerlo cuando te sientas incómodo y aumentar gradualmente tu resistencia. Focus 9. Enfócate en cómo te sientes después de terminar. Cuando termine su carrera, piense en cómo han cambiado sus sentimientos y pensamientos. Examine su cuerpo, preste atención a las sensaciones y observe cualquier diferencia física. ¿Estás sudando? ¿Sediento? ¿Calentar? ¿Te sientes más relajado? ¿Te deshaces de cualquier opresión que sentiste antes de correr? Realice estiramientos posteriores y concéntrese en cómo se sienten sus músculos. Continúa prestando atención a los efectos de tu carrera en las próximas horas. Algunos corredores descubren que el post-run es un buen momento para hacer una meditación guiada, para continuar su estado relajado y tranquilo.

Like this post? Please share to your friends: