Vitamina K1 y K2 para huesos fuertes y arterias sanas

Conocida desde hace mucho tiempo por su papel vital en el proceso de coagulación sanguínea (la K es por koagulación), la vitamina K también debe reconocerse por su contribución a la prevención de fracturas óseas. La vitamina K permite que el cuerpo utilice el calcio necesario para la formación de huesos y dientes.

Mantener los huesos fuertes es una parte crucial para mantenerse saludable con la edad. Según la Fundación Nacional de Osteoporosis, el 50 por ciento de las mujeres y el 25 por ciento de los hombres mayores de 50 tendrán una fractura relacionada con la osteoporosis durante su vida, y esas fracturas pueden ser devastadoras, causando dolor, discapacidad, pérdida de independencia y una mayor mortalidad riesgo.

Formas de vitamina K

Hay dos formas naturales de vitamina K. La vitamina K1 se encuentra en cantidades abundantes en verduras de hoja verde, vegetales verdes como la col rizada, col rizada, espinaca y hojas de mostaza. La vitamina K2 es menos conocida y no se adquiere tan fácilmente en una dieta rica en plantas. El cuerpo humano puede sintetizar algo de K2 a partir de K1, y las bacterias intestinales pueden producir algo de K2, pero solo en cantidades muy pequeñas. Si sigue una dieta rica en nutrientes y rica en plantas, con cantidades más pequeñas de productos de origen animal y más vegetales, frijoles, nueces y semillas, es probable que se complemente con K2.

Beneficios para la salud de la vitamina K

En Japón, donde el natto, un alimento fermentado de soja rico en vitamina K2 es una parte típica de la dieta, ha habido una baja incidencia de fractura de cadera. Los estudios han atribuido la baja incidencia de fractura de cadera en parte a natto. Después de esta observación, varios estudios encontraron que la suplementación con vitamina K2 es particularmente efectiva para mejorar la salud ósea.

Una revisión de ensayos controlados aleatorios encontró que la vitamina K2 redujo la pérdida ósea y redujo en gran medida el riesgo de fracturas: fractura vertebral en un 60%, fractura de cadera en un 77% y todas las fracturas no vertebrales en un 81%.

En mujeres que ya tienen osteoporosis, se ha demostrado que la suplementación con vitamina K2 reduce el riesgo de fractura, reduce la pérdida ósea y aumenta la densidad mineral ósea.

En mujeres postmenopáusicas que toman suplementos de vitamina K2 diariamente durante tres años, se observaron disminuciones en la pérdida ósea y la densidad mineral ósea, y un aumento de la resistencia ósea en aquellos que tomaron el suplemento versus los que recibieron un placebo.

Además de su creciente importancia para la salud ósea, existe cierta evidencia de que K2 tiene beneficios adicionales (por separado de los de K1) para el sistema cardiovascular. Una mayor ingesta de vitamina K2 se ha relacionado con una menor probabilidad de calcificación coronaria, lo que ayuda a mantener la pared de la arteria elástica y evita la rigidez. La calcificación de la arteria coronaria es un predictor de eventos cardiovasculares, al igual que la rigidez arterial.

En 2004, el estudio de Rotterdam reveló que el aumento de la ingesta dietética específicamente de vitamina K2 reducía significativamente el riesgo de enfermedad coronaria en un 50 por ciento en comparación con una baja ingesta de vitamina K2 en la dieta. Resultados similares se encontraron en 2009, y una revisión sistemática de varios estudios en 2010 también encontró que una mayor ingesta de vitamina K2 se asoció con un menor riesgo. Sin embargo, no se encontró esa asociación para la vitamina K1.

La capacidad de la vitamina K2 para proteger el sistema cardiovascular contra la calcificación podría deberse a diferencias en la absorción o actividad biológica entre las formas de vitamina K.

Se necesitan estudios futuros para comprender mejor las capacidades de la vitamina K2 y analizar si existen otros beneficios exclusivos de ya sea K1 o K2. Existe cierta evidencia de que la vitamina K está involucrada en el metabolismo de la insulina, y una mayor ingesta de vitaminas K1 y K2 se asocia con un menor riesgo de diabetes tipo 2. Por ahora, suplementar con Vitamina K2 (además de comer sus verduras) es probable que ofrezca beneficios.

Like this post? Please share to your friends: