¿Son los suplementos realmente necesarios para una buena salud?

Cada año, los consumidores gastan más de mil millones de dólares en vitaminas y otros suplementos dietéticos con la esperanza de restaurar o preservar su salud. ¿Son todos esos suplementos realmente necesarios o es solo dinero desperdiciado?

Por un lado, comer una dieta saludable y bien balanceada debe proporcionarle todos los nutrientes individuales que necesita. Pero, por otro lado, si su dieta no es tan buena, algunos de esos nutrientes pueden ser deficientes.

Un suplemento o multivitamínico puede ayudar a llenar los vacíos de nutrientes en su dieta, pero las multivitaminas no arreglarán una dieta no saludable. Por ejemplo, una persona que odia las frutas y verduras puede no obtener suficiente vitamina C, y alguien que se niega a comer productos lácteos puede necesitar calcio adicional. Tomar un producto multivitamínico / multimineral diario es una forma económica y fácil de garantizar que se cumplan las ingestas dietéticas recomendadas para la mayoría de las vitaminas y minerales.

¿Pero qué sucede si quiere tomar suplementos dietéticos para reducir el riesgo de una enfermedad específica? En la mayoría de los casos, agregar un suplemento a su dieta diaria no supondrá una gran diferencia, en su caso. La investigación simplemente no indica que las vitaminas u otros suplementos reduzcan la enfermedad cardíaca o el riesgo de accidente cerebrovascular, o mejoren la esperanza de vida. Incluso hay evidencia de que tomar grandes cantidades de vitamina E y algunos antioxidantes puede ser perjudicial para su salud.

Suplementos dietéticos beneficiosos

Aunque tomar vitaminas no solucionará todos sus problemas de dieta y estilo de vida, hay algunas vitaminas y suplementos dietéticos que sí tienen alguna evidencia de investigación a su favor:

Calcio:La cantidad recomendada de calcio para la mayoría los adultos consumen aproximadamente 1,200 miligramos por día y muchos proveedores de atención médica instan a las mujeres mayores a tomar suplementos de calcio para reducir el riesgo de osteoporosis.

Vitamina D:Necesita vitamina D para absorber y utilizar calcio. La mayor parte de su ingesta de vitamina D proviene de la exposición a la luz solar.

De lo contrario, un adulto promedio necesita aproximadamente 400 Unidades Internacionales de vitamina D. La mayoría de los suplementos de calcio incluyen vitamina D.

Aceite de pescado: Los ácidos grasos omega-3 ayudarán a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Los peces aceitosos del océano son las mejores fuentes dietéticas de ácidos grasos omega-3, aunque las plantas como el lino contienen ácidos grasos omega-3. Los estudios sugieren que 0.5 a 1.8 gramos de aceite de pescado por día es una cantidad efectiva.

Ácido fólico:El folato se encuentra en vegetales de hoja verde, cítricos y legumbres. Los suplementos de ácido fólico se recomiendan para cualquier mujer que pueda quedar embarazada. La cantidad recomendada para adultos es de 400 microgramos por día.

Condroitina y glucosamina: Investigadores del ensayo de intervención con artroplastia con glucosamina / condroitina descubrieron que los participantes con dolor de osteoartritis moderada a grave encontraron cantidades estadísticamente significativas de alivio del dolor con glucosamina de 1.500 miligramos combinada con suplementos de condroitín sulfato de 1.200 miligramos.

Antioxidantes y zinc: Los resultados del Estudio de la enfermedad relacionada con la edad mostraron que una combinación de antioxidantes y zinc tomado como un suplemento dietético reduce el riesgo de degeneración macular avanzada relacionada con la edad. La fórmula utilizada en el estudio fue:

  • 500 miligramos de vitamina C
  • 400 unidades internacionales de vitamina E
  • 15 miligramos de betacaroteno
  • 80 miligramos de zinc como óxido de zinc
  • 2,0 miligramos de cobre como óxido cúprico

Probióticos: Alimentos como yogur y alimentos fermentados naturalmente contienen bacterias llamadas probióticos. Estas bacterias son similares a las bacterias amigables que se encuentran comúnmente en su sistema digestivo. Los probióticos también están disponibles como suplementos dietéticos y pueden ser beneficiosos para las personas con síndrome de intestino irritable y diarrea.

Like this post? Please share to your friends: