Peligros de leche cruda o no pasteurizada

Peligros de leche cruda o no pasteurizada

Beber leche cruda puede llevar a enfermedades transmitidas por alimentos que amenazan la vida. No lo arriesgues

La leche que compra en el supermercado ha sido pasteurizada (incluida la leche orgánica). La pasteurización, que lleva el nombre de Louis Pasteur, es el proceso de calentar los alimentos a una temperatura lo suficientemente alta como para destruir las bacterias dañinas. La pasteurización no cambia el valor nutricional de la leche, por lo que todavía contiene la misma cantidad de calcio y otros nutrientes.

No es seguro beber leche cruda, incluso en granjas lecheras donde los productores toman precauciones de seguridad adicionales. La leche cruda puede ser peligrosa para su salud porque puede llevar bacterias que pueden enfermarlo. De hecho, en los Estados Unidos, es ilegal transportar y vender leche cruda a través de las fronteras estatales, aunque algunas áreas permiten que la leche cruda se venda localmente. Debe verificar las leyes en su estado si está interesado en comprar leche cruda.

La leche cruda es especialmente peligrosa para bebés, niños pequeños, personas mayores y aquellos con problemas del sistema inmunológico. Los síntomas de la enfermedad incluyen náuseas, vómitos, diarrea, dolores de cabeza, cólicos abdominales, fiebre y dolores en el cuerpo.

Leche cruda y declaraciones de propiedades saludables

Algunos defensores de la leche cruda afirman que la pasteurización mata las enzimas naturales en la leche (sí) y que esas enzimas tienen propiedades curativas (no hay evidencia científica que respalde esa idea). No hay evidencia creíble que respalde la afirmación de que la leche cruda es mejor para usted debido a cualquier cosa que las enzimas hagan en su cuerpo: las enzimas se digieren como cualquier proteína de la dieta.

Otra afirmación es que la leche cruda es menos alergénica. Pero la pasteurización no tiene un efecto sobre las proteínas de la leche o los azúcares de la leche, por lo que beber leche cruda no alivia las alergias a la leche ni ayuda a la intolerancia a la lactosa. Las personas que no pueden tomar leche debido a alergias o intolerancia tendrán que evitar la leche cruda y la leche pasteurizada.

Las mujeres que están embarazadas o amamantando no deben consumir leche cruda o ciertos tipos de queso blando. Las mujeres embarazadas aún pueden comer queso duro envejecido, queso cottage y queso procesado. Según el Centro para el Control de Enfermedades de los EE. UU .:

Evite los quesos blandos como queso Feta, Brie, Camembert, con vetas azules y queso estilo mexicano. (Los quesos duros, quesos procesados, queso crema, requesón o yogurt no necesitan ser evitado.)

Estos tipos de queso blando pueden estar contaminados con listeria, que puede causar infecciones graves en mujeres embarazadas, recién nacidos y personas con sistemas inmunes comprometidos.

Los quesos maduros como el cheddar, el provolone y el gouda no son un problema y se pueden comer. De hecho, estos quesos son una excelente fuente de calcio y proteína. Pero también tienen un alto contenido de calorías, por lo que el control de las porciones es imprescindible si observas tu peso.

Like this post? Please share to your friends: