Explorar la nueva tendencia del vino natural

Explorar la nueva tendencia del vino natural

En bares y restaurantes de todo el país, los amantes del vino van más allá de lo orgánico y llenan sus copas con lo que se conoce como vino natural. Un movimiento que está cobrando impulso en todo el mundo , el fenómeno del vino natural marca un regreso a las prácticas de elaboración del vino desde hace mucho tiempo.

A diferencia de la mayoría de los vinos, el vino natural se crea sin el uso de aditivos, como conservantes y estabilizadores.

Se dice que esta forma de vino no adulterada permite una expresión más verdadera del carácter de la uva y, a su vez, produce un sabor más vibrante y único.

Algunos entusiastas del vino sugieren que, debido a su falta de aditivos, el vino natural es más saludable que el vino convencional. Y debido a que el vino natural se produce a partir de uvas cultivadas de forma sostenible, también se cree que tiene un mejor impacto en el medio ambiente.

Cómo se elabora el vino natural

Dado que no existe un sistema de certificación para el vino natural, los métodos de producción pueden variar mucho de enólogo a enólogo.

Sin embargo, el vino natural generalmente se produce a partir de uvas cultivadas de acuerdo con prácticas agrícolas orgánicas o biodinámicas. Ambos tipos de prácticas evitan el uso de fertilizantes sintéticos, pesticidas, fungicidas y herbicidas. En la agricultura biodinámica, los agricultores también usan métodos especializados que apoyan holísticamente el ecosistema de la granja, como tratar el suelo con compost hecho de hierbas como la manzanilla y la valeriana y programar la aplicación de acuerdo con el calendario lunar. Wine La mayoría de los enólogos convencionales, e incluso muchos enólogos orgánicos, generalmente usan una variedad de aditivos en el proceso de fermentación. Por ejemplo, ciertas levaduras se seleccionan cuidadosamente para lograr perfiles de sabor específicos. Además, las sustancias como las claras de huevo, las vejigas de pescado y el carbón activado se usan a menudo como agentes clarificadores (es decir, productos que eliminan los sedimentos del vino).

Los aditivos generalmente no están listados en la etiqueta del vino. Wine Los enólogos naturales, sin embargo, evitan tales aditivos (incluido el azúcar agregado). También tienden a renunciar a la intervención tecnológica en el proceso de elaboración del vino, optando por técnicas tradicionales como la recolección a mano y el pisoteo de las uvas y el filtrado bajo o nulo.

Mientras que algunos enólogos naturales también evitan el uso de sulfitos, otros permiten un uso mínimo de sulfito durante el proceso de embotellado. Una clase de compuestos de azufre (incluido el dióxido de azufre), los sulfitos ayudan a preservar la frescura del vino y detener el crecimiento de bacterias. Se sabe que causan reacciones alérgicas en algunas personas, especialmente en los que sufren de asma.

En algunos casos, los productores de vino natural utilizan únicamente barricas de roble neutro para evitar que el roble imparta sabor al vino a medida que envejece.

La diferencia entre el vino natural y el vino convencional

En la vinificación convencional, el uso de aditivos es esencial para lograr consistencia en factores como el sabor, el color y la textura. Pero cuando se trata de crear vino natural, la ausencia de estos aditivos puede provocar una notable variación en dichos factores.

Muchos vinos naturales son excepcionalmente complejos, densos y / o llenos de sabor.

Los vinos naturales también suelen estar nublados (debido a la falta de filtración) o más oscuros que los vinos convencionales.

Los beneficios para la salud del vino natural

Algunos defensores afirman que el vino natural ofrece mayores beneficios para la salud que el vino convencional, y que es menos probable que el vino natural cause resaca. Sin embargo, actualmente no hay evidencia científica que respalde estas afirmaciones.

En general, beber vino con moderación puede tener algunos efectos en la salud. La investigación muestra que el vino es rico en antioxidantes, incluido un compuesto llamado resveratrol. En una revisión de investigación publicada en el

Journal of Cardiovascular Pharmacology

En 2009, por ejemplo, los científicos informaron que el consumo de vino de leve a moderado puede proteger contra enfermedades como la aterosclerosis y la cardiopatía isquémica. Los estudios publicados en los últimos años también han demostrado que beber vino puede ayudar a fortalecer la salud ósea, así como a prevenir el desarrollo de ciertas formas de cáncer. Si disfruta de una copa de vino en alguna ocasión, puede estar interesado en sustituir su elección habitual con una copa de vino natural. Solo tenga en cuenta que no existe una definición rigurosa de lo que hace que un vino sea natural.

Como cualquier tipo de alcohol, el vino natural solo debe consumirse con moderación. La American Heart Association recomienda que los hombres limiten su ingesta de alcohol a una o dos bebidas por día, y que las mujeres no consuman más de una bebida por día. Cuatro onzas de vino constituyen una bebida, sin distinción entre vino natural y vino convencional. (Las personas con ciertas afecciones médicas pueden necesitar consumir menos, o evitar el alcohol por completo).

Descargo de responsabilidad: la información contenida en este sitio tiene fines educativos únicamente y no sustituye el asesoramiento, diagnóstico o tratamiento de un médico autorizado. No está destinado a cubrir todas las precauciones posibles, las interacciones medicamentosas, las circunstancias o los efectos adversos. Debe buscar atención médica inmediata ante cualquier problema de salud y consultar a su médico antes de usar un medicamento alternativo o hacer un cambio en su régimen.

Like this post? Please share to your friends: