13 Estrategias de cena para los comedores quisquillosos

13 Estrategias de cena para los comedores quisquillosos

Horarios ocupados, falta de inspiración y jóvenes que flexionan su independencia son solo algunas de las cosas que pueden hacer que la cena sea tranquila. Si tiene objetivos para la cena, aquí hay consejos y algunas deliciosas recetas para ayudarlo a alcanzarlos.

1) Haz un plan

Haz una plantilla simple y diseña un plan para la semana. Desarrolle temas como Lunes sin carne, Martes de Taco y Viernes de Pizza.

La pasta generalmente es fácil de vender a los niños y puede ser un ingrediente básico de un día a la semana. Experimente con pastas elaboradas con diferentes granos como el arroz integral y la quinua para exponer a su familia a una variedad más amplia de nutrientes agregando vegetales para hacer una ensalada colorida de pasta.

2) Nunca subestime el poder de Brinner

Los niños rara vez rehuirán los panqueques, las tostadas francesas y otros platos populares para el desayuno a la hora de la cena. Para que la comida sea satisfactoria, incluya opciones de proteínas más altas, como huevos, salchichas de pollo y yogur griego. Use 100 por ciento de jarabe puro de arce (y mantenga las porciones modestas) e incluya algunas frutas ricas en fibra como peras, bayas y mango para completar el menú. Esta receta de tostadas francesas es siempre un placer para el público.

Sirve: 4

  • 3 huevos grandes
  • Large taza de leche baja en grasa (1%) te 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 1 cucharadita de canela molida, más para probar
  • 8 rebanadas de pan integral
  • 4 cucharaditas de mantequilla sin sal
  • Aceite de canola en aerosol para cocinar
  • 100% jarabe de arce
  • 2 tazas de fruta fresca de temporada
  • En un tazón grande, mezcle los huevos, la leche, la vainilla y la canela; dejar de lado. Caliente una sartén antiadherente grande a fuego medio y rocíe con spray antiadherente. Derrita 1 cucharadita de mantequilla en la sartén. Sumerja 2 rebanadas de pan en la mezcla de leche, asegurándose de que ambos lados estén bien cubiertos.

Coloque el pan en la sartén y cocínelo de 2 a 3 minutos por cada lado o hasta que esté dorado (rocíe con canela adicional, si lo desea). Repita con las rebanadas de pan restantes. Transfiera a un horno caliente hasta que esté listo para servir. Cubra con jarabe de arce y fruta y ¡disfrútelo!

3) Criar a los adictos al mercado de los agricultores

Aprender de dónde provienen los alimentos puede inspirar incluso a los comedores exigentes a probar cosas nuevas. Lleva a tus hijos al mercado local, dales cinco dólares y deja que ellos decidan qué hay en el menú. La única regla debería ser que lo intenten. También puede utilizar la excursión como una oportunidad para enseñarles qué tipos de productos agrícolas están en temporada en diferentes épocas del año. Ven a casa y agrega los ingredientes estrella a los platos favoritos de la cena, como pasta y pizza.

4) Todo sabe mejor cuando se sumerge

A los niños les encanta mojar la comida. Permita más oportunidades de inmersión ofreciendo opciones saludables como hummus, guacamole, salsas caseras y aderezos para ensaladas junto con el plato principal.

Si no tiene tiempo o ganas de hacer uno propio, busque los condimentos comprados en la tienda con listas simples de ingredientes. Sin embargo, si prueba esta receta de hummus edamame, será una forma sencilla de obtener más proteínas en los niños exigentes (receta adaptada de First Bites: Superfoods for Babies and Toddlers).

Sirve: 4

2 tazas de edamame congelado sin cáscara, descongelado

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de queso crema batida
  • 1 cucharada de miel
  • Zumo y ralladura de un limón
  • Sal kosher y pimienta negra
  • Coloque edamame, aceite de oliva, crema queso, miel, jugo de limón y ralladura, 1/2 cucharadita de sal y 1/8 de cucharadita de pimienta en un procesador de alimentos y hágalo hasta que quede suave y cremoso. Sirva con papas integrales de pita o vegetales.

5) Divida el trabajo
¡Dé a esos cuerpecitos ocupados algo de responsabilidad a la hora de la cena! Permitir que los niños toquen, vean, sientan y prueben cómo se armó la comida hará que aumente su interés y entusiasmo por comer.

Incluso si tus hijos prefieren simplemente mirar la cocina, aún pueden participar. Otros trabajos pueden incluir poner la mesa, servir las bebidas y ayudar a sus hermanos menores a sentarse a la mesa.

6) Ofrezca una cosa que le guste a todos

Evite los pucheros agrios en la mesa. Cada noche, intenta ofrecer al menos un alimento que a todos les gusta comer. No se necesita nada demasiado sofisticado o que requiera mucho tiempo: las ideas incluyen pan integral con aceite de oliva para mojar, un vegetal favorito o incluso una bebida. En lugar de alejar al niño que ya sabes que no es fan del pastel de carne que hiciste, dales la bienvenida a la mesa con alimentos amados. Con suerte, todos serán alentados a comer algo.

7) Olvídate de la lucha por el poder

Trata la mesa como Suiza. Si su hijo se niega a comer lo que ha preparado, que así sea. Por lo general, las peleas solo generan conflictos adicionales y pueden escalar rápidamente a un tipo de noche de la Tercera Guerra Mundial.

Sin importar lo que hagas, no te levantes y preparas algo más para ellos. Simplemente acepte su elección de no comer lo que hizo. Por lo general, esto envejece muy rápido y descubrirá que su hijo tendrá más posibilidades de obtener su cabeza en el juego al día siguiente.

8) Desconectar (Esto también es para mamá y papá)

La hora de comer debería ser sin tecnología para todos. Resista la tentación de revisar el correo electrónico, el texto o tomar instantáneas de Instagram de su plato. Apague el televisor y practique el arte perdido de la conversación. Juega un juego como ojo espía o simplemente recorre la sala y pide a todos que compartan algo sobre su día o el próximo fin de semana.

9) Disminuya sus expectativas

No permita que las fotos en las redes sociales lo engañen. No existe una cena perfecta y eso está perfectamente bien. En algunas noches las recetas son apetecibles, los niños hacen pucheros y querrás quemar tu cocina hasta el suelo, pero no te preocupes, puedes volver a hacerlo todo mañana. Las cenas felices y los felices comedores tienen que ver con la prueba y el error.

10) Abrígate las manos

Los alimentos para comer con los dedos, como tacos, pieles de papa, pizza casera y envolturas de lechuga pueden ser súper saludables y simplemente divertidos para comer. Haga un desastre (de un tamaño razonable) y disfrute de cada minuto. Pruebe esta receta de tazas de lechuga de pollo pegajosas. Nota: programe la hora del baño después de la cena en estas noches.

Sirve 4

2 libras de pechuga de pollo deshuesada y sin piel, cortada en tiras ¼ ¼ taza de maicena

2 cucharadas de aceite de canola

  • 1 cucharada de salsa de soja reducida en sodio o tamari
  • ¼ taza de miel suave
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • Sugerencias para servir: hojas de lechuga zanahoria rallada, rodajas de pepino, rodajas de lima, Sriracha
  • Coloque el pollo y la maicena en una bolsa grande con cierre hermético. Cierre la bolsa y mezcle para cubrir las piezas en almidón de maíz. Caliente el aceite en un wok grande o una sartén a fuego alto. Agregue el pollo y dore en ambos lados. Agregue la salsa de soja y cocine durante 1 minuto antes de agregar miel y semillas de sésamo. Continúe cocinando, revolviendo con frecuencia hasta que la salsa se espese y el pollo esté cocido, de 7 a 10 minutos. Sirva el pollo envuelto en hojas de lechuga y cubierto con coberturas deseadas.
  • 11) Crear un Arsenal de Favoritos de Familia
  • Sin lugar a dudas, ciertas recetas se colocarán en la parte superior de la lista de favoritos, así que abrázala. Haga estos platos una vez a la semana o algunas veces al mes y tome el tren hasta que los niños se levanten y cambien de idea. Es muy reconfortante hacer algo que todo el mundo espera comer.

12) Kids ‘Choice

De vez en cuando deja que los niños tengan dominio libre sobre el menú. Incluso si su pedido es ridículo, vea si puede encontrar una manera de acomodar algo de eso. El queso y las galletas no pueden hacer una cena, pero agregue un poco de sopa de pollo y pepinos en rodajas, y usted está en el negocio. Algunas veces las mejores comidas ocurren por accidente.

13) Ordénelo de vez en cuando

Por último, sepa cuándo tirar el trapo de cocina y pedir la comida para llevar. Un horario de trabajo loco o 5 actividades consecutivas después de la escuela no permitirán una comida casera bien pensada y bien compuesta. Marque sin culpa de vez en cuando.

Like this post? Please share to your friends: