Solo en Colombia, se confirmaron…

El virus del Zika es una enfermedad transmisible que se transmite a través de las picaduras de mosquitos. Si bien la mayoría de las infecciones causan pocos síntomas, si es que los hay, la enfermedad puede tornarse catastrófica si se transmite de madre a hijo durante el embarazo. Hacerlo puede conducir a un defecto de nacimiento irreversible conocido como microcefalia en el que un bebé nace con una cabeza y un cerebro anormalmente pequeños.

Casi desconocida antes de 2015, el virus Zika causó pánico en todo el mundo cuando un brote masivo cortó una vía de infección desde América del Sur y Central hasta la parte sur de los Estados Unidos en 2016.

El zika es un virus relativamente nuevo, aislado por primera vez de un mono en Uganda en 1947. Aunque los científicos habían creído inicialmente que el virus estaba restringido a las poblaciones de simios, la primera evidencia de un salto de animal a ser humano se informó en 1952. La investigación genética ha revelado que el virus se había establecido en los humanos mucho antes, pasaban de persona a persona a través del mosquito Aedes aegypti a, una variedad que prevalece en las regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. En 2015, se reportaron las primeras infecciones en el hemisferio occidental en el noreste de Brasil. En el lapso de dos años, la tasa de microcefalia en la región se había disparado a tasas alarmantes. Solo en Colombia, se confirmaron no menos de 476 casos en 33 sitios de vigilancia (lo que se traduce en alrededor de un caso por cada 1,000 nacimientos).

Se observaron resultados similares en Brasil, que informaron más de 3.000 nacimientos microcefálicos directamente relacionados con el Zika.

Es esta desgarradora complicación la que llevó a los gobiernos a implementar mejores medidas de control y educar al público sobre los síntomas, el tratamiento y la prevención de esta enfermedad aún en gran parte incomprendida.

Causas y riesgos

El virus del Zika es un miembro de la familia del virus

Flaviviridae y está estrechamente relacionado con otras enfermedades transmitidas por mosquitos como el dengue y la fiebre amarilla. Se transmite de persona a persona de tres maneras: Por una picadura de mosquito del

  • Aedes aegypti Mosquito Durante el embarazo cuando pasa de una madre infectada a su bebé nonato
  • Durante el sexo oral, vaginal o anal sin protección
  • Solo se necesita un bocado para infectarse.

En términos de transmisión sexual, el virus puede persistir en el semen donde es menos capaz de hacerlo en la saliva o las secreciones vaginales. Como tal, el Zika se transmite más comúnmente de hombre a mujer y no al revés.

Síntomas

En adultos y niños, el Zika generalmente causa una enfermedad leve, autolimitada o no presenta ningún síntoma. Cuando los síntomas se desarrollan, pueden parecerse a la gripe con fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y articular, y posiblemente erupción cutánea. Los síntomas tienden a desaparecer dentro de los tres a siete días junto con cualquier evidencia del virus.

La historia es completamente diferente si la transmisión ocurre durante el embarazo. Si esto sucede, el feto en desarrollo puede verse afectado, lo que puede conducir a un aborto espontáneo, nacimiento de un bebé muerto o, en casos excepcionales, defectos de nacimiento congénitos. El más serio de estos es la microcefalia.

La microcefalia es un trastorno devastador caracterizado por discapacidades de por vida, que incluye:

Convulsiones

  • Demoras en el desarrollo
  • Discapacidad intelectual
  • Problemas con el movimiento y el equilibrio
  • Problemas de alimentación
  • Pérdida de audición
  • Problemas de visión
  • La gravedad de los síntomas suele estar relacionada con el tamaño reducido del cabeza y cerebro del niño Muchos bebés que nacen con microcefalia no tendrán síntomas al nacer, pero desarrollarán epilepsia, parálisis cerebral y otros problemas más adelante en la vida. En algunos casos, un niño puede desarrollarse perfectamente normalmente.

El riesgo de microcefalia es mayor durante el primer trimestre del embarazo. Por el contrario, una infección por Zika que ocurre durante el segundo o tercer trimestre representa poco o ningún riesgo.

Diagnóstico

Una infección por Zika se puede diagnosticar con pruebas que pueden detectar directamente el organismo o confirmar indirectamente la evidencia de infección. El procedimiento de prueba puede variar, pero por lo general implica dos pruebas separadas que se utilizan en tándem:

La prueba de ácido nucleico (NAT) se usa para detectar evidencia genética del virus Zika. La prueba NAT se realizaría al mismo tiempo en muestras de sangre y orina.

  • La prueba de inmunoglobulina M (IgM) se usa para detectar proteínas, conocidas como anticuerpos, que son producidas por el cuerpo en respuesta a la infección por Zika. La prueba se basa en la sangre y generalmente puede detectar anticuerpos dentro de los cuatro días posteriores a la aparición de los síntomas.
  • Recomendaciones de prueba

Si bien el diagnóstico de una infección por Zika es relativamente simple, no es para todos. Las pruebas actualmente se recomiendan solo para los siguientes grupos de riesgo:

Cualquier persona sintomática que se cree que está expuesta al virus, ya sea a través de relaciones sexuales sin protección o de un viaje reciente a una región donde el Zika es endémica

  • Cualquier mujer embarazada que se cree que esté expuesta al virus debido a un viaje reciente a una región endémica o sexo sin protección con una persona que recientemente regresó de una región endémica
  • La prueba no se recomienda para personas no sintomáticas que no están embarazadas o como una forma de evaluación previa a la concepción.

Tratamiento

No existe tratamiento para una infección por Zika. Los síntomas agudos se pueden tratar con Tylenol (acetaminofén).

Prevención

No existe una vacuna para prevenir o curar el virus Zika. Por lo tanto, los esfuerzos se centrarán en prevenir las infecciones transmitidas por mosquitos y reducir el riesgo de transmisión sexual.

Si vive o viaja a áreas donde el virus Zika es endémico, los esfuerzos preventivos incluyen:

Usar un repelente de insectos

  • Usar ropa protectora
  • Dormir bajo un mosquitero
  • Deshacerse del agua estancada donde los mosquitos pueden reproducirse
  • Cerrar ventanas y respiraderos y usar el aire acondicionado
  • Verificar los avisos de salud para el viaje al planear un viaje
  • Para reducir el riesgo de exposición sexual, se deben usar condones si su pareja acaba de regresar de una región endémica. La duración puede ser tan corta como ocho semanas si no hay síntomas o hasta seis meses o más si los hay. El repelente de insectos también se debe usar durante al menos tres semanas para prevenir la transmisión humano-mosquito-humano.

Una palabra de Verywell

Por miedo que parezca el virus Zika, es importante recordar que recibir una picadura de mosquito no significa que contraerás el virus o que dañarás al bebé que está por nacer. De hecho, la mayoría de los embarazos afectados no resultan en defectos de nacimiento o daños de ningún tipo.

Al ser consciente de los factores que lo ponen en riesgo, usted y su pareja pueden tomar las medidas necesarias para evitar la infección y asegurarse de que su bebé nazca sano y salvo.

Like this post? Please share to your friends: