Síntomas de la artritis reumatoide

Síntomas de la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por el dolor, la hinchazón y la rigidez de una o varias articulaciones. La inflamación persistente puede conducir a una pérdida progresiva de movilidad, empeoramiento de los brotes de enfermedad y deformidad de las articulaciones. Con el tiempo, el corazón, los pulmones, los ojos y el sistema circulatorio también pueden verse afectados, lo que aumenta el riesgo de discapacidad y muerte.

Al comprender los signos y síntomas de la artritis reumatoide, puede buscar el diagnóstico y el tratamiento temprano antes de que se desarrollen las complicaciones más graves.

Síntomas Iniciales

Lo que hace que la artritis reumatoide sea tan confusa es que no hay dos casos iguales. Mientras que algunos se desarrollarán gradualmente con períodos sostenidos de remisión, otros atacarán rápida y duramente.

En términos generales, los primeros signos de la enfermedad tienden a ser vagos, tal vez un dolor sordo o rigidez que desaparece con un movimiento suave. Las articulaciones más pequeñas suelen ser las primeras afectadas, como las de la mano o los pies. En casos como estos, los síntomas generalmente serán crónicos, progresando de forma gradual pero persistente con brotes ocasionales.

Pero, esto no siempre es así. En aproximadamente 10 a 20 por ciento de los casos, los síntomas iniciales serán repentinos e intensos, seguidos de un período prolongado sin ningún síntoma. Otros pueden presentar síntomas intermitentes que aparecen y desaparecen con cierta regularidad.

Los primeros signos y síntomas de la artritis reumatoide incluyen:

  • Dolor, hinchazón y rigidez en las articulaciones
  • Calidez y enrojecimiento alrededor de la articulación afectada st Rigidez matutina que por lo general mejora en 30 minutos
  • Fatiga y malestar general (una sensación general de malestar)
  • ​​Bajo fiebre de grado y, ocasionalmente, síntomas parecidos a la gripe
  • Aunque la enfermedad inicialmente puede involucrar solo una articulación (monoartritis), generalmente afectará las articulaciones adicionales con el tiempo (poliartritis).

El patrón de las articulaciones afectadas, por su parte, con frecuencia será simétrico, lo que significa que cualquier articulación afectada en un lado del cuerpo se verá afectada por el otro. Pro Progresión de la enfermedad

La artritis reumatoide es un trastorno crónico y progresivo. A menos que la inflamación subyacente se pueda poner en remisión, la enfermedad continuará avanzando, causando no solo dolor y rigidez, sino menoscabando la integridad de la articulación.

Con el tiempo, la implacable respuesta autoinmune deteriorará el relleno sinovial en el espacio articular, erosionará la articulación y el tejido óseo y causará la unión (anclaje) de las articulaciones, restringiendo aún más el rango de movimiento. Esto es especialmente cierto para las articulaciones que soportan peso en las que el daño puede provocar la pérdida de movilidad, como las rodillas.

El edema, la hinchazón del tejido causada por la retención de líquidos, también es común. Con la artritis reumatoide, la afección suele ser periférica, lo que significa que producirá hinchazón en ambos lados del cuerpo, con mayor frecuencia en los pies, los tobillos, las piernas, los brazos y las manos.

Eventualmente, a medida que se destruyen las bases estructurales de una articulación, comenzará a perder su forma y alineación, lo que provocará una deformidad en las articulaciones. Ejemplos comunes de esto incluyen:

Desviación cubital

(deformidad de las articulaciones grandes en los nudillos)

  • Contractura conjunta (el acortamiento restrictivo de una articulación)
  • Subluxación de la muñeca (dislocación y desalineación de los huesos de la muñeca)
  • Por lo general, a esta etapa que otras complicaciones más potencialmente graves pueden desarrollarse. Complicaciones

A diferencia de la osteoartritis (artritis por desgaste y desgaste), la artritis reumatoide no solo afectará las articulaciones sino que provocará una inflamación sistémica (de todo el cuerpo) que puede afectar a todos los sistemas orgánicos del cuerpo.

Bajo la carga persistente de la inflamación, los músculos lisos y las membranas pueden comenzar a contraerse, endurecerse y perder su flexibilidad.

Esto puede conducir a falla orgánica, muerte celular y la acumulación anormal de líquidos y gases.

Piel y membranas mucosas

Alrededor del 20 por ciento al 30 por ciento de las personas con artritis reumatoide desarrollarán protuberancias endurecidas debajo de la piel llamadas nódulos reumatoides. Pueden ser tan pequeños como un guisante o tan grandes como una nuez y con mayor frecuencia se desarrollan en los codos, rodillas o nudillos. Erupciones, úlceras y ampollas también pueden ser comunes en la etapa posterior de la enfermedad.

Otra condición, conocida como síndrome de Sjogren, implica la inflamación de los conductos lagrimales y las glándulas salivales. La hinchazón de estos tejidos puede reducir el volumen de lágrimas y saliva, lo que provoca sequedad en los ojos y sequedad en la boca. Sequedad vaginal, sequedad en la piel, tos persistente y fatiga también son comunes. El síndrome de Sjogren afecta entre el 10 y el 15 por ciento de los pacientes con artritis reumatoide y puede provocar caries dentales, infecciones por levaduras y problemas de visión.

Complicaciones cardiovasculares

La pericarditis, la inflamación de la membrana que rodea el corazón, se caracteriza por dolor en el pecho y la acumulación de líquido (derrame pericárdico). La fatiga, la dificultad para respirar y el desarrollo de nódulos también son comunes. La pericarditis es un fuerte indicador de enfermedad coronaria, una de las principales causas de muerte en personas con artritis reumatoide. Art Además de la inflamación del corazón, la artritis reumatoide puede afectar los vasos sanguíneos y producir una complicación conocida como vasculitis. La vasculitis se caracteriza por la constricción de los capilares hasta el punto en que puede cortarse la circulación. El signo más común de vasculitis es un tejido muerto y negro debajo de las uñas, llamado infarto digital. La vasculitis también puede afectar los nervios de sus manos y pies, provocando una sensación de entumecimiento, ardor y hormigueo. La fiebre, la fatiga, la pérdida de peso y el dolor muscular y articular también son comunes. Comp Complicaciones de los pulmones

La inflamación del revestimiento alrededor de los pulmones, llamada pleuritis, puede conducir a una acumulación de líquido y la restricción de la respiración. Con el tiempo, la inflamación y el desarrollo de nódulos pueden causar cicatrización severa (fibrosis) del revestimiento pleural. Los fumadores con artritis reumatoide son especialmente afectados por esto y tienen más probabilidades de desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que sus homólogos no fumadores.

Los síntomas de la pleuritis incluyen opresión en el pecho, dificultad para respirar, respiración rápida y tos seca.

Complicaciones oculares

El síndrome de Sjogren es la causa más frecuente de complicaciones oculares relacionadas con la artritis reumatoide. La sequedad a largo plazo del ojo a menudo puede provocar cicatrices, ulceración, infección e incluso perforación de la córnea.

La escleritis es otra complicación ocular causada por la inflamación de la esclerótica (el blanco del ojo). La enfermedad se caracteriza por enrojecimiento, lagrimeo excesivo y extrema sensibilidad a la luz. Con el tiempo, la inflamación puede causar pérdida de visión y daño a los ojos, incluido glaucoma, cataratas y queratitis ulcerativa periférica (ulceración de ambas córneas).

Pronóstico

Incluso en personas con artritis reumatoide controlada, puede haber momentos en los que el dolor y la inflamación brillarán repentinamente. Puede desencadenarse por sobreesfuerzo, estrés, una respuesta decreciente al tratamiento, infección o incluso ciertos alimentos que comemos. En otros momentos, puede que no haya una causa conocida.

Las erupciones a veces pueden durar meses antes de resolverse espontáneamente por sí mismas o controlarse con tratamiento.

La frecuencia y la gravedad de estas erupciones son importantes, ya que pueden proporcionar pistas sobre qué tan lenta o rápidamente está progresando la enfermedad y cuál es el posible resultado (pronóstico).

Entre los factores que pueden influir en el pronóstico:

Ser diagnosticado a una edad más temprana (menos de 40) o haber tenido la enfermedad durante muchos años

Tener un daño articular significativo en el diagnóstico

Resultados positivos fuertes para el CCP contra el diagnóstico

Frecuente, grave , o bengalas de larga duración

  • Ser un fumador empedernido a largo plazo
  • Obesidad (un índice de masa corporal de más de 30)
  • Un aumento en el número de articulaciones afectadas
  • Mal manejo de la enfermedad (incluyendo citas perdidas, lagunas en el tratamiento, etc. ) Inflam Inflamación incontrolada medida por ESR y CRP
  • Dolor general y rigidez que no mejora
  • Las personas que tienen algunas o muchas de estas características tienen más probabilidades de experimentar una enfermedad grave a menos que los factores de riesgo modificables (como el tabaquismo o la adherencia a las drogas) ) puede ser cambiado.
  • Esperanza de vida
  • Desafortunadamente, la artritis reumatoide se asocia con una esperanza de vida reducida debido a las complicaciones de la enfermedad a largo plazo. A menos que el trastorno autoinmune se trate adecuadamente, los síntomas que avanzan pueden reducir hasta 10 a 15 años a partir de su vida.
  • Las enfermedades cardiovasculares, que a menudo se ven exacerbadas por la obesidad, el tabaquismo y otros factores, siguen siendo la principal causa de muerte en personas con artritis reumatoide. La investigación sugiere que hasta el 40 por ciento de las muertes en personas con artritis reumatoide pueden atribuirse directamente a eventos cardiovasculares.
  • Tener artritis reumatoide duplica su riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. El riesgo casi se triplica si ha tenido la enfermedad por 10 o más años. La pérdida de peso, el ejercicio y dejar de fumar pueden revertir esas probabilidades sin importar en qué etapa de la enfermedad se encuentre.

Cuándo ver a un médico art La artritis reumatoide puede ser atemorizante, y no solo por los síntomas sino también por la incertidumbre de lo que le espera . No dejes que esto te impida tomar medidas si sospechas que tienes la enfermedad.

La ventaja de un diagnóstico precoz es que le permite un tratamiento temprano. En pocas palabras, cuanto antes te coloquen medicamentos modificadores de la enfermedad, más positivos serán tus resultados a largo plazo.

Para este fin, debe ver si un médico experimenta los siguientes síntomas:

Dolor, hinchazón o rigidez en una o más articulaciones

Articulaciones que son rojas o cálidas al tacto

Rigidez regular de las articulaciones en la mañana

Dificultad mover una articulación o realizar actividades diarias

Un episodio de aumento del dolor y rigidez en las articulaciones que dura más de tres días

Esto es especialmente cierto si usted tiene antecedentes familiares de artritis reumatoide. Tener un hermano o padre con artritis reumatoide casi triplica su riesgo de artritis reumatoide, mientras que tener un pariente de segundo grado aumenta su riesgo al doble.

    Like this post? Please share to your friends: