Sacroilitis: dolor inflamatorio en las articulaciones SI

Sacroilitis: dolor inflamatorio en las articulaciones SI

La sacroilitis, que es una inflamación localizada en las articulaciones sacroilíacas, es un síntoma clave de varias formas de artritis inflamatoria y, a menudo, es la primera en darse a conocer en estas enfermedades.

Osteoartritis (pensar desgaste y desgaste, en lugar de inflamación, en las articulaciones), trauma, desalineamiento postural y otros problemas mecánicos son algunas de las condiciones que pueden provocar dolor en la articulación sacroilíaca.

La sacroilitis causa dolor en la misma área, pero de una manera muy diferente.

El dolor asociado con la sacroileítis, junto con los cambios en las articulaciones que se pueden ver en una resonancia magnética, está relacionado con la artritis inflamatoria crónica en la columna vertebral. Podría pensar en la diferencia entre la sacroilitis y las causas mecánicas de esta manera: la sacroilitis se produce por un proceso interno que algunas personas experimentan y otras no; las causas mecánicas del dolor en la articulación sacroilíaca se deben a fuerzas externas y / o biomecánicas que pueden afectar el área. Art La artritis espinal inflamatoria crónica también se llama espondilitis. Como signo clínico, la sacroilitis juega un papel importante en el diagnóstico de la espondilitis.

Síntomas

La sacroilitis a menudo se siente como un dolor profundo en la parte baja de la espalda o las nalgas que mejora con la actividad. También podría afectar toda la extensión de su extremidad inferior desde el área (s) de la ingle, hasta llegar a los pies.

El dolor de la sacroileítis tiende a empeorar por la noche o temprano en la mañana y también se agrava con la postura.

El dolor relacionado con el pie puede empeorar cuando se tiene más peso en una pierna que en la otra. Subir escaleras, caminar a grandes zancadas y correr son otras actividades que soportan peso y que empeoran el dolor.

Los síntomas de sacroileítis tienden a ocurrir temprano en el curso de la espondilitis anquilosante (EA), como lo evidencia la MRI.

Si tiene dolor dentro y alrededor de su articulación SI y / o su MRI muestra ciertos tipos de cambios en las articulaciones, esto puede explicar por qué sus articulaciones sacroilíacas están sensibles (si, de hecho, tiene AS)

Tenga en cuenta que AS es el tipo más común de la espondilitis, pero la artritis inflamatoria crónica también toma otras formas. A veces, la sacroilitis es uno de los síntomas en las otras formas y otras no.

Diagnóstico

Para diagnosticar la sacroilitis, su médico puede ordenar una radiografía, MRI o tomografía computarizada. También puede solicitar análisis de laboratorio para determinar si la infección es la causa. Una radiografía muestra lo que está sucediendo en sus huesos, por lo que es una buena herramienta para seguir los cambios en sus huesos pélvicos y espinales a medida que avanza la enfermedad.

Durante décadas, los rayos X fueron la única prueba de imagen utilizada para diagnosticar la sacroilitis (y la espondilitis). El problema con el uso de rayos X, sin embargo, es que toma mucho tiempo (años) para que la evidencia de la afección se vuelva visual.

Más recientemente, las técnicas de MRI se han desarrollado hasta el punto en que pueden ser útiles en el proceso de diagnóstico. Estas técnicas permiten a los médicos ver la inflamación activa que es responsable de los cambios óseos (recogidos posteriormente por rayos X.) Por esta razón, el uso de la RM ha, en algunos casos, acelerado en gran medida el tiempo que les lleva a los pacientes obtener un diagnóstico preciso de su dolor en la articulación sacroilíaca.

Si al principio su médico sospecha espondilitis, puede solicitar una MRI con una técnica especializada llamada recuperación de tau corta (STIR). Otra técnica común de resonancia magnética para la sacroileítis es la RM T1 de gadolinio. Si tiene la prueba de gadolinio, deberá someterse a una inyección de colorante.

Una tomografía computarizada también puede ser valiosa para diagnosticar la espondilitis. Sin embargo, las imágenes de resonancia magnética especializadas a menudo resultan ser la más útil de todas las opciones de diagnóstico por imágenes.

Tratamiento

El objetivo primordial para el tratamiento de la sacroilitis y la esponlitis axial (de la cual la sacroilitis es un signo) es ayudarlo a desarrollar una calidad de vida a largo plazo al controlar tanto la inflamación como los síntomas resultantes.

Puede requerir un enfoque multidisciplinario, con su reumatólogo como coordinador principal.

En el proceso de lograr esto, probablemente encontrará que su capacidad para llevar a cabo sus actividades diarias, así como para participar socialmente, mejora. Otro resultado importante del tratamiento es evitar que progrese el daño estructural.

A esos fines, su médico puede recetarle analgésicos, relajantes musculares, inyecciones de corticosteroides, FAME o bloqueantes del TNF-alfa, junto con fisioterapia. En la terapia física, es probable que obtenga un programa de ejercicios adaptado a usted que incluya ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y postura. Su médico también puede sugerirle procedimientos como denervación por radiofrecuencia o estimulación eléctrica para controlar el dolor. La cirugía rara vez se sugiere.

Like this post? Please share to your friends: