¿Qué es el carcinoma de células de transición (TCC)?

¿Qué es el carcinoma de células de transición (TCC)?

Aunque el cáncer de vejiga no es un tipo de cáncer, hablamos tanto como, por ejemplo, cáncer de pulmón, cáncer de mama o melanoma, es, de hecho, el cuarto cáncer más común en hombres estadounidenses y el noveno más común en las mujeres estadounidenses. Según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, más de 55,000 hombres y 17,000 mujeres contraen cáncer de vejiga en los Estados Unidos cada año.

De estos, casi 16,000-más de uno de cada cuatro-morirán como resultado de una malignidad.

El tipo más común de cáncer de vejiga se llama carcinoma de células transicionales (TCC). También conocido como carcinoma urotelial (UCC), el TCC surge del revestimiento interno del tracto urinario llamado, acertadamente, el urotelio de transición.

TCC puede desarrollarse en tejido de cualquier parte del tracto, incluidos:

  • El seno renal (la cavidad dentro de los riñones)
  • El uréter (los tubos que conectan los riñones con la vejiga)
  • El revestimiento interno de la vejiga
  • La uretra (la tubo desde el cual se expulsa la orina del cuerpo)
  • El uraco (el remanente del canal fetal entre la vejiga y la marina)

El CCT se considera la segunda causa más común de cáncer de riñón cuando afecta al seno renal.

Signos y síntomas

Los síntomas de TCC variarán según la ubicación de un tumor. A menudo se parecen a los síntomas de una infección renal grave en la que una persona experimentará dolor al orinar y dolor de espalda / riñón.

Debido a que la enfermedad imita muchas otras causas posibles (incluyendo cistitis, infección de próstata y vejiga hiperactiva), los diagnósticos suelen hacerse cuando el cáncer está más avanzado.

Al mismo tiempo, el TCC es un cáncer de desarrollo lento con un período de latencia de hasta 14.5 años, según el Instituto Nacional del Cáncer.

En la etapa precancerosa anterior, los síntomas a menudo pueden ser vagos o inexistentes. Normalmente, solo cuando se avanza una malignidad aparecen muchos de los cuentos más reveladores.

Es por estas razones que el 89% de los diagnósticos se realizan en hombres de 50 años o más. De estos, el 20 por ciento será diagnosticado con cáncer en etapa III, mientras que casi uno de cada cuatro tendrá enfermedad metastásica (en la que el cáncer se diseminó a otras partes del cuerpo).

Dependiendo de la etapa de la enfermedad, los síntomas de TCC pueden incluir:

  • Sangre visible en la orina (hematuria macroscópica) ur Micción dolorosa o difícil (disuria) ur Micción frecuente
  • Un fuerte deseo de orinar pero incapacidad para hacerlo
  • Flanco dolor a un lado de la espalda justo debajo de las costillas
  • Fatiga
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre alta con sudoración profusa
  • Extremidades inferiores inflamadas (edema), por lo general en una enfermedad en etapa avanzada
  • Causas y factores de riesgo
  • Las personas a menudo asumen que el cáncer de la vejiga o los riñones es causado por la exposición a las toxinas que ingerimos, ya sea agua contaminada o productos químicos en nuestros alimentos. En su mayor parte, este no es el caso. Si bien las toxinas están definitivamente relacionadas con el desarrollo de TCC, con mayor frecuencia son los tipos que inhalamos durante largos períodos de tiempo.

El principal entre estos es el humo del cigarrillo.

De hecho, más de la mitad de todos los diagnósticos de TCC en hombres y más de un tercio en mujeres están asociados con el tabaquismo intenso. Además, el riesgo y el estadio de la enfermedad parecen estar directamente relacionados con el número de años que una persona ha fumado y la frecuencia diaria de fumar.

Según una investigación del Memorial Sloane-Kettering Cancer Center en Nueva York, el cáncer de vejiga en fumadores no solo es más frecuente, sino que generalmente es más invasivo que en los no fumadores.

La causa de esta asociación no está del todo clara, pero algunos han planteado la hipótesis de que la exposición a largo plazo al humo de tabaco causa cambios cromosómicos en los tejidos epiteliales que dan lugar a lesiones y cánceres.

Se considera que el riesgo es mayor en personas que fuman más de 15 cigarrillos por día.

Otros factores de riesgo para TCC incluyen:

Edad avanzada, con alrededor del 90% de los casos en personas mayores de 55

Ser masculino, debido principalmente a los receptores activos de andrógenos (hormonas sexuales masculinas) que desempeñan un papel clave en el desarrollo de TCC

  • Ser blanco, lo que le duplica el riesgo en comparación con los afroamericanos y los latinos
  • Familia genética, particularmente con mutaciones relacionadas con la enfermedad de Cowden (gen PTEN), síndrome de Lynch (gen HPNCC) o retinoblastoma (gen RB1)
  • Obesidad, aumento del riesgo entre 10 y 20 por ciento
  • Exposición en el lugar de trabajo a aminas aromáticas utilizadas en las industrias del tinte y la impresión, así como en la fabricación de caucho, cuero, pintura y productos textiles
  • Uso previo del medicamento de quimioterapia Cytoxan (ciclofosfamida)
  • Uso del diabético medicación Actos (pioglitazona) durante más de un año
  • Uso de suplementos herbales que contienen ácido aristolóquico (también conocido como
  • Pin Yin
  • En la medicina tradicional china) Diagnóstico Generalmente, la primera indicación diagnóstica de TCC será sangre en la orina. A veces no será visible, pero se puede detectar fácilmente en un análisis de orina (prueba de orina).

También se puede usar una citología de orina para buscar células cancerosas en la orina, aunque esta es una forma menos confiable de diagnóstico. Por el contrario, las tecnologías más nuevas pueden identificar proteínas y otras sustancias en la orina asociadas con TCC. Estos incluyen pruebas conocidas popularmente como Urovysion e Immunocyt. Incluso hay una prueba casera de prescripción conocida como Bladderchek que puede detectar una proteína llamada NMP22 comúnmente encontrada en niveles más altos en personas con cáncer de vejiga.

El estándar de oro actual para el diagnóstico es una biopsia obtenida por cistoscopia. El cistoscopio es un tubo largo y flexible equipado con una microcámara que se inserta en la uretra para ver la vejiga. Una biopsia implica la extracción de tejido sospechoso para su examen por un patólogo.

Dependiendo del tipo de cistoscopio utilizado, el procedimiento puede realizarse bajo anestesia local o general. No es raro usar anestesia general en hombres ya que el procedimiento puede ser extremadamente doloroso dado que la uretra masculina es más larga y estrecha que en las mujeres.

Estadificación del cáncer

Si se realiza un diagnóstico de cáncer, el oncólogo clasificará la malignidad por etapa. El médico lo hará utilizando el sistema de estadificación TNM que describe el tamaño del tumor original (T), la infiltración de cáncer en los ganglios linfáticos cercanos (N) y el grado de metástasis (M).

El objetivo de la clasificación es determinar el curso de acción apropiado con el objetivo de no tratar de forma insuficiente o excesiva el cáncer. En base a estos hallazgos, el médico establecerá la enfermedad de la siguiente manera:

Etapa 0

Es cuando hay evidencia de precáncer pero sin compromiso de los ganglios linfáticos o metástasis.

  • El estadio I se define por la diseminación del cáncer desde el revestimiento epitelial hasta el tejido conectivo justo debajo, pero sin compromiso de los ganglios linfáticos ni metástasis.
  • Etapa II es cuando el cáncer se diseminó aún más a la capa muscular que se encuentra debajo pero no atravesó la pared del órgano. Aún así, no se detecta afectación o metástasis de los ganglios linfáticos.
  • El estadio III es cuando el cáncer ha crecido más allá de la pared del órgano, pero no se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos.
  • Etapa IV es cuando el cáncer se diseminó a órganos distantes, se diseminó hasta los ganglios linfáticos cercanos o ambos.
  • La puesta en escena también proporciona al médico y al individuo una mejor idea de los tiempos de supervivencia. Estas cifras no son inamovibles, y algunas personas con cáncer avanzado pueden alcanzar la remisión completa independientemente del diagnóstico. Dicho esto, el diagnóstico temprano casi siempre se asocia con mejores resultados. Las personas diagnosticadas con TCC en estadio 0, estadio I o estadio II tienen una probabilidad del 90 por ciento de cura. Aquellos con estadio III tienen un 50 por ciento de posibilidades. Incluso aquellos con cáncer en etapa IV tienen un 10 por ciento y 15 por ciento de posibilidades de una remisión sostenida, de acuerdo con la Sociedad Nacional del Cáncer. Appro Enfoques de tratamiento

El tratamiento de TCC depende en gran medida de la etapa de la enfermedad, el grado de propagación del cáncer y el tipo de órganos involucrados. Algunos de los tratamientos son relativamente simples con altas tasas de curación. Otros son más extensos y pueden requerir terapias primarias y complementarias (secundarias). Entre ellos:

Los tumores de etapa 0 y I

Que aún no han alcanzado la capa muscular a menudo pueden afeitarse con un dispositivo de electrocauterio unido al extremo de un cistoscopio. El procedimiento puede seguirse con un curso corto de quimioterapia. Los tratamientos de inmunoterapia con una vacuna conocida como Bacillus Calmette-Guérin (BCG) también pueden disminuir el riesgo de recurrencia en dos de tres casos. Cance Cánceres en estadios II y III

Son más difíciles de tratar. Exigirían una eliminación extensa de cualquier tejido afectado. En el caso de la vejiga, puede requerir un procedimiento quirúrgico conocido como cistectomía radical en el que se extrae toda la vejiga. Se puede realizar una cistectomía parcial en un pequeño grupo de casos en estadio II pero nunca en el estadio III. La quimioterapia puede administrarse antes o después de la cirugía, dependiendo en gran medida del tamaño del tumor. La radiación también se puede usar como terapia adyuvante, pero casi nunca se usa sola. Cance Cánceres en etapa IV

  • Son muy difíciles de eliminar. La quimioterapia con o sin radiación suele ser el tratamiento de primera línea con el objetivo de reducir el tamaño de los tumores. En la mayoría de los casos, la cirugía no podrá eliminar todo el cáncer, pero puede usarse si puede extender la vida de una persona y la calidad de vida. Terapias con medicamentos drugs Los medicamentos tradicionales de quimioterapia como el metotrexato, la vinblastina, la doxorrubicina y el cisplatino se usan comúnmente en la terapia combinada. Son citotóxicos (es decir, tóxicos para las células vivas) y funcionan al dirigirse a las células de replicación rápida como el cáncer. Como resultado de esta acción, también pueden matar células sanas que se replican rápidamente, como las de la médula ósea, el cabello y el intestino delgado.
  • Drogas de generaciones más recientes como Opdivo (nivolumab), Yervoy (ipilimumab) y Tecentriq (atezolizumab) funcionan de manera diferente al estimular el sistema inmunitario para combatir el cáncer. Estos llamados anticuerpos monoclonales se inyectan en el cuerpo e inmediatamente buscan células cancerosas, se unen a ellas e indican a otras células inmunes que ataquen. Esta forma específica de inmunoterapia puede reducir los tumores y prevenir el avance del cáncer. Se usan principalmente para extender la vida de las personas con CCT avanzado, inoperable o metastásico. Los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos estimulantes del sistema inmune incluyen:
  • Fatiga Dificultad para respirar

Dolor articular o muscular

Adelgazamiento

Sarpullido

Diarrea

  • Tos
  • Estreñimiento
  • Sarpullido o picazón
  • Náuseas
  • La combinación de Opdivo y Yervoy tiene ganó popularidad en los últimos años en casos de TCC avanzado. El tratamiento se administra por vía intravenosa durante 60 minutos, generalmente cada dos semanas. La dosificación y la frecuencia dependen en gran medida de cómo responde el cáncer a la terapia y la gravedad de los efectos secundarios.
  • Prevención
  • La prevención del TCC comienza con los factores que puede controlar. De estos, los cigarrillos siguen siendo el foco clave. Los hechos son simples: el cáncer de vejiga es hoy la segunda neoplasia maligna relacionada con el tabaquismo más común detrás del cáncer de pulmón. Dejar de fumar no solo reduce de forma significativa el riesgo de TCC de una persona, sino que también puede prevenir la recurrencia del cáncer en los pacientes tratados con éxito.
  • Dejar de fumar puede ser difícil y, a menudo, requiere varios intentos, pero la mayoría de los planes de seguro actuales cubren parte o la totalidad del costo del tratamiento para dejar de fumar.
  • Otros factores modificables también pueden contribuir a una reducción del riesgo. Un estudio de 10 años en el que participaron 48,000 hombres encontró que aquellos que bebieron 1,44 litros de agua (aproximadamente ocho vasos) al día tuvieron una menor incidencia de cáncer de vejiga en comparación con aquellos que bebieron menos. Aunque sigue habiendo limitaciones significativas en cuanto a los hallazgos (dado que otros factores, como el tabaquismo y la edad, no se incluyeron), un metanálisis de 2012 sugirió que la ingesta de líquidos ofrecía un beneficio protector, particularmente en hombres más jóvenes.
  • Si bien el agua potable sola no puede eliminar las consecuencias del tabaquismo, sí acentúa los beneficios de las elecciones de un estilo de vida saludable que incluyen una hidratación adecuada y un programa de pérdida de peso estructurado si es obeso.

Like this post? Please share to your friends: