La ciencia de cómo nos motivamos

La ciencia de cómo nos motivamos

Las palabras movimiento, motivación y emoción contienen la misma palabra raíz. Cuando pensamos en la motivación, podemos preguntar acerca de la emoción con las palabras ¿qué te mueve? Todo esto apunta a un hecho neurológico: muchas de las regiones que están asociadas con el impulso y la motivación conectan físicamente nuestras emociones con la acción.

Corteza cingulada anterior

Un organizador político previamente vivaz y comprometido sufrió una apoplejía hemorrágica a causa de un aneurisma en su arteria comunicante anterior. *

Después del ataque, estaba despierta y alerta, pero apenas respondía a nada a su alrededor. Las voces de su familia e incluso la incomodidad física parecían no significar nada para ella. No comía a menos que le pusieran comida en la boca, y no hablaba sino en una sola sílaba. Los médicos le diagnosticaron mutismo acinético, una falta de motivación extremadamente severa.

Una tomografía computarizada sugirió que la sangre del aneurisma había empujado a su corteza cingulada anterior (CAC), una región en la parte posterior de lo que se considera los lóbulos frontales, en el centro del cerebro desde su sien. La corteza cingulada anterior es parte del sistema límbico, la red de estructuras cerebrales que demuestran y provocan emociones.

La parte inferior del ACC está conectada con las amígdalas, regiones críticas para la emoción, así como también la corteza prefrontal, que está involucrada con la regulación emocional. También está conectado con el hipotálamo y el tronco del encéfalo, a través del cual el ACC influye en nuestro ritmo cardíaco, presión arterial y otros aspectos autónomos de la emoción.

La parte superior del ACC está conectada a los lóbulos frontales, lo que nos ayuda a dirigir la atención y hacer planes. El ACC también se conecta directamente a la corteza premotora, que estimula las primeras partes del movimiento coordinado. En combinación, las partes superior e inferior del ACC lo hacen ideal para integrar información emocional y canalizarla hacia la acción.

Trastornos de la corteza cingulada anterior

Desafortunadamente, la ACC puede dañarse por trastornos médicos como tumores, hemorragias, accidentes cerebrovasculares y más. Cuando esto sucede, se corta una conexión importante entre la emoción y la acción, y perdemos nuestro impulso emocional. Esto resulta en apatía, también llamada abulia, en la que las personas no sienten la necesidad de responder a prácticamente nada en su entorno, incluidas las cosas que normalmente serían muy importantes para ellos, como familiares, amigos o incluso dolor físico. La forma más severa es el mutismo acinético, en el que una persona está tan desmotivada que ni siquiera se mueve ni habla.

El camino de la recompensa dopaminérgica

Además de la falta de motivación, también hay ocasiones en las que estamos motivados de manera inapropiada. La adicción es uno de los mejores ejemplos en los que estamos motivados para comportarnos de maneras que sabemos que son contrarias a nuestros intereses.

James Olds y Peter Milner de la Universidad McGill demostraron que la estimulación del centro de recompensa mesolímbico en la parte inferior y frontal del cerebro actuaba como una recompensa en ratas. Se colocaron electrodos en los cerebros de las ratas para que el animal pudiera estimularse presionando una palanca. Los animales usarían esta palanca a veces más de mil veces en una hora.

Los mismos circuitos fueron luego demostrados en monos por otros investigadores.

El área tegmental ventral, también conocida como el centro de recompensa mesolímbico, se proyecta a muchas estructuras diferentes relacionadas con la emoción y el impulso, incluida la corteza cingulada anterior y la amígdala. También se proyecta hacia la corteza prefrontal, lo que nos permite juzgar y sopesar el potencial de recompensa asociado con un evento de objeto en nuestro entorno.

Una de las estructuras más importantes en el área tegmental ventral es el núcleo accumbens. El núcleo accumbens consta de dos regiones: el núcleo y el caparazón. Las lesiones del núcleo anulan algunas respuestas conductuales a los estímulos condicionados y, por lo tanto, parecen estar relacionadas con el movimiento asociado con la importancia emocional.

El núcleo parece amplificar el comportamiento condicionado, por ejemplo, si la anfetamina se infunde en el núcleo, es más probable que el animal trabaje hacia un objetivo que se ha asociado con la recompensa en el pasado. El caparazón parece estar más relacionado con nuevos objetos y eventos.

Trastornos de la vía de recompensa dopaminérgica

Neuroquímicamente, la vía de recompensa depende del neurotransmisor dopamina. La adicción a las drogas se ha asociado estrechamente con el aumento de la transmisión de la dopamina en este sistema. Del mismo modo, algunos medicamentos destinados a aumentar los niveles de dopamina en el cerebro, como los medicamentos destinados a tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson, también pueden afectar este sistema, lo que lleva a conductas adictivas como el juego patológico.

Si alguien que abusa de la cocaína o la anfetamina deja de usar la droga, puede sufrir un agotamiento de la dopamina en el sistema de recompensa mesolímbica, lo que provoca sentimientos de apatía y depresión durante la abstinencia. Este efecto también puede ser útil para algunos médicos que tratan a pacientes agitados o violentos, dado que los medicamentos como Haldol disminuyen los niveles de dopamina, lo que reduce el impulso del paciente y los calma. Los estimulantes de serotonina pueden tener un efecto similar aunque menos dramático, y pueden evitar algunos de los efectos secundarios de los antipsicóticos.

Conclusión

Las regiones del cerebro están altamente interconectadas, lo que puede dificultar la determinación exacta de por qué alguien tiene un síntoma como la apatía. Si bien he discutido dos áreas principales asociadas con el impulso, otras regiones como la ínsula anterior también pueden estar involucradas.

Los trastornos de la motivación no son necesariamente permanentes. El cerebro es muy adaptable, y otros sistemas pueden compensar parcialmente el daño a una región en particular. La mujer que sufrió una hemorragia en la corteza cingulada anterior mejoró con el tiempo a medida que el cuerpo reabsorbió la sangre, aunque continuó sufriendo síntomas de disminución de la motivación que recuerda a la depresión.

Es importante reconocer que, si bien somos nuestros cerebros, esto también significa que somos adaptables y capaces de superar el daño que de otro modo limitaría nuestro deseo de actuar.

Like this post? Please share to your friends: