Hay dos intervenciones percutáneas…

Cerebro y sistema nervioso s La estenosis carotídea es el estrechamiento de las arterias carótidas internas, las dos arterias grandes del cuello que proporcionan la mayor parte del suministro de sangre al cerebro.

La causa más común de estenosis carotídea es la aterosclerosis, que es el endurecimiento de las arterias. La hipertensión y el colesterol alto pueden contribuir a la aterosclerosis, aunque algunas personas son más propensas a esta afección que otras.

El estrechamiento de la arteria carótida se diagnostica a través de varios métodos, y el más bien establecido es el ultrasonido dúplex carotídeo.

¿Necesita tratamiento para la estenosis carotídea?

Si tiene estenosis de la arteria carótida límite (50-69% de oclusión de las arterias carótidas), debe asegurarse de seguir de cerca a su médico para evaluar si es posible que necesite tratamiento intervencionista en algún momento. La decisión de si necesita o no tratamiento médico o quirúrgico es compleja y depende de varios factores, que incluyen la condición de las arterias y su estado general de salud.

Las opciones de tratamiento más comunes para la estenosis carotídea En Endarterectomía carotídea

Este es un procedimiento mediante el cual un cirujano extirpa la placa aterosclerótica que causa el estrechamiento de la arteria carótida e impide el flujo sanguíneo normal a través de la arteria carótida interna afectada.

Múltiples estudios han determinado que esta es la forma más segura de tratar la estenosis carotídea sintomática.

Complicaciones potenciales de la endarterectomía carotídea

Como la mayoría de las cirugías, la endarterectomía carotídea conlleva un pequeño riesgo de hemorragia e infección. Debido a que la cirugía se realiza dentro de los vasos que llevan sangre al cerebro, también existe un pequeño riesgo de accidente cerebrovascular.

También existe el riesgo de tener un ataque al corazón durante o después de la cirugía. Estos riesgos pueden ser más importantes para algunas personas con enfermedad cardíaca avanzada u otras enfermedades importantes, y por lo tanto, no todos son buenos candidatos para la endarterectomía carotídea.

La mayoría de los riesgos de la cirugía son bajos, especialmente si el cirujano tiene experiencia con este tipo de cirugía.

Tratamientos percutáneos de la estenosis carotídea: dos opciones
En este tipo de procedimiento, se inserta un cable delgado llamado catéter angiográfico en uno de los vasos sanguíneos grandes del cuerpo y avanza lentamente a través de varios vasos sanguíneos hasta llegar a la arteria carótida donde la estenosis o estrechamiento se localiza. Una vez allí, el área que se estrecha puede ampliarse mediante angioplastia o colocación de stent.

Los procedimientos percutáneos tienen algunas ventajas sobre la endarterectomía carotídea porque son menos invasivos y porque pueden realizarse bajo anestesia local. Sin embargo, muchos estudios han demostrado que la endarterectomía carotídea es un procedimiento más seguro para la mayoría de los pacientes. La mayoría de los centros médicos reserva el tratamiento percutáneo de la estenosis de la arteria carótida en pacientes que tienen un riesgo significativo de muerte por cirugía de endarterectomía carotídea.

Los pacientes que deben recibir tratamientos percutáneos en lugar de la cirugía de endarterectomía carotídea incluyen pacientes que tienen enfermedad cardíaca avanzada o que han recibido radioterapia del cuello durante el tratamiento del cáncer.

Los pacientes que se han sometido previamente a una cirugía de cuello pueden ser considerados para un procedimiento percutáneo en lugar de una cirugía de endarterectomía carotídea. Hay dos intervenciones percutáneas principales que se realizan actualmente para la estenosis carotídea: An Angioplastia carotídea

en este procedimiento, el catéter angiográfico tiene un pequeño balón desinflado conectado a su punta. Una vez que el catéter avanza hacia el área de la arteria carótida donde se localiza la estenosis, el balón se infla lentamente, lo que hace que las porciones angostas del vaso se expandan. Normalmente, la angioplastia carotídea se realiza junto con la colocación del stent.

Stenting carotídeo

el stent de la arteria carótida es un procedimiento relativamente no invasivo mediante el cual se usa un stent (un tubo similar a una malla de metal) como un túnel. El stent se coloca sobre la placa aterosclerótica para estabilizarlo y permitir un mejor flujo sanguíneo.

Complicaciones potenciales de los tratamientos percutáneos

  • Los procedimientos percutáneos pueden desalojar accidentalmente fragmentos de placa y causar un accidente cerebrovascular embólico. La manipulación del catéter puede provocar la ruptura de la arteria y causar una hemorragia grave. También hay un pequeño riesgo de infección. An Angioplastia carotídea tiene una tasa extremadamente alta de re-oclusión que se ha informado en hasta un 15 por ciento de las personas. El cinco por ciento de las personas también puede verse afectado por la disección carotídea. Los stents de la arteria carótida a veces pueden causar la formación de coágulos sanguíneos. En esos casos, la endarterectomía carotídea puede no ser posible para reparar el daño. Actualmente se está realizando una investigación intensiva para generar equipos y técnicas que eviten estas complicaciones.Una palabra de Verywell s La estenosis de la arteria carótida a menudo es asintomática y se descubre de manera incidental. Esto significa que a menudo se descubre basándose en pruebas de detección antes de que cause consecuencias graves. El accidente cerebrovascular es la consecuencia más importante de la estenosis de la arteria carótida.
  • Si le han diagnosticado estenosis de la arteria carótida, es importante no ignorar este problema. Es posible que necesite un procedimiento de intervención para reducir su riesgo de accidente cerebrovascular, o puede necesitar un seguimiento cercano con ecografías periódicas para evaluar la estabilidad de su condición con el tiempo.

Like this post? Please share to your friends: