Estoy recién diagnosticado. ¿Qué preguntas debería hacerle a mi médico?

Si le acaban de diagnosticar la enfermedad celíaca, es probable que tenga muchas preguntas. Aquí hay ocho preguntas que quizás desee hacerle a su médico:

¿Qué tan malo fue mi daño intestinal?

Estoy recién diagnosticado. ¿Qué preguntas debería hacerle a mi médico?

Al diagnosticar la enfermedad celíaca, el gastroenterólogo toma muestras de su revestimiento del intestino delgado para detectar daños en las vellosidades, diminutos tentáculos en el revestimiento que absorben los nutrientes de los alimentos. El daño se clasifica en una escala de 0-4 llamada puntaje Marsh; La etapa de puntuación Marsh cero significa vellosidades intestinales normales, mientras que la etapa 4 de puntuación Marsh significa atrofia vellosa total o vellosidades completamente aplanadas.

El daño no siempre se correlaciona con los síntomas celíacos, pero podría correlacionarse con deficiencias nutricionales y otros riesgos para la salud. Si su daño es grave, usted y su médico pueden decidir que necesita realizarse un examen para detectar otros problemas de salud.

¿Debo realizar pruebas de deficiencias nutricionales?

Los pacientes recién diagnosticados con enfermedad celíaca a menudo sufren desnutrición porque no han absorbido nutrientes, incluso si llevaban una dieta balanceada. El estado nutricional no siempre es obvio a partir de los síntomas, especialmente si sus síntomas celíacos son graves. Deficien Las deficiencias comunes incluyen hierro, vitaminas B como el folato y B12, calcio, magnesio, vitamina D y ácidos grasos esenciales. Su médico podría considerar realizar pruebas para determinar si tiene una deficiencia de nutrientes específicos.

¿Debo realizarme un examen de osteoporosis y osteopenia?

La osteoporosis es una enfermedad donde los huesos se vuelven más delgados, más quebradizos y se fracturan fácilmente. En la osteopenia, mientras tanto, la densidad ósea es más baja de lo normal, pero aún no cumple los criterios médicos para la osteoporosis. Ambas afecciones son comunes en los pacientes con enfermedad celíaca recién diagnosticados porque el daño intestinal de los celíacos puede evitar que el cuerpo absorba calcio, magnesio y vitamina D, los componentes básicos de los huesos.

La densidad ósea generalmente regresa a la normalidad dentro de los dos años con una dieta libre de gluten, pero una exploración de densidad ósea puede ayudar a diagnosticar los huesos adelgazados y determinar si necesita suplementos o incluso un medicamento como Fosamax (alendronato) para aumentar la masa ósea más rápidamente.

¿Debo tomar suplementos nutricionales?

Muchos médicos recomiendan que sus pacientes con enfermedad celíaca tomen un multivitamínico todos los días, y la investigación médica lo respalda. Algunos médicos pueden recetar suplementos adicionales para compensar deficiencias nutricionales. Pero tenga cuidado de complementar sin la aportación de un médico: la Asociación de celiaquía (CSA) advierte que los pacientes celíacos no deben tomar suplementos sin consultar con su médico.

Por ejemplo, la CSA advierte que es posible perder densidad mineral ósea al tomar demasiada vitamina D, lo que podría ocurrir si estás tratando de compensar el hecho de tener muy poca vitamina en tu sistema tomando múltiples suplementos.

¿Puede recomendar a un nutricionista que entienda la enfermedad celíaca?

En muchos casos, los pacientes celíacos recién diagnosticados se benefician al consultar con un nutricionista que se especializa en la enfermedad celíaca. Cortar todo el gluten, obvio y oculto, de su dieta puede ser una tarea desalentadora, especialmente si usted es alguien que no ha sido particularmente consciente de los ingredientes de los alimentos antes. Nutrition Un nutricionista puede ayudarlo a aprender a leer las etiquetas de los alimentos mientras le enseña qué alimentos son naturalmente sin gluten. Sin embargo, es importante elegir un nutricionista que conozca los pormenores detallados de la dieta libre de gluten; con suerte, su médico puede recomendar a alguien.

¿Puedo comer productos lácteos?

Muchos pacientes nuevos con enfermedad celíaca no pueden tolerar los productos lácteos que contienen lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche. Eso es porque la lactosa se descompone por una enzima llamada lactasa, que es producida por las puntas de las vellosidades intestinales. Si sus vellosidades están erosionadas debido a la enfermedad celíaca, entonces no puede producir lactasa y no puede digerir la lactosa.

Los síntomas de intolerancia a la lactosa incluyen dolor abdominal e hinchazón, diarrea y gases. Las pruebas pueden identificar a pacientes celíacos que también son intolerantes a la lactosa. Afortunadamente, la intolerancia a la lactosa a menudo se revierte después de haber estado en la dieta libre de gluten por un tiempo, ya que las vellosidades sanan y comienzan a producir lactasa nuevamente.

¿Qué seguimiento futuro debería esperar?

Las pruebas de la enfermedad celíaca probablemente incluyeron análisis de sangre para medir los anticuerpos al gluten, además de una biopsia intestinal para detectar el daño a las vellosidades. A algunos médicos les gusta llevar a cabo un seguimiento de los análisis de sangre de la enfermedad celíaca para volver a verificar los niveles de anticuerpos en el gluten en la sangre, que pueden medir el cumplimiento de la dieta libre de gluten.

Su médico también podría recomendar una endoscopia repetida después de seis meses o un año con la dieta libre de gluten para confirmar que el daño se está curando adecuadamente.

¿Debería probar mi familia también para la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca es genética, y una vez que se le diagnostica, los expertos recomiendan que todos sus familiares de primer grado (padres, hermanos, hermanas y niños) se hagan la prueba también. Los parientes de primer grado tienen un 1 en 22 riesgo de celiacos durante sus vidas.

Una prueba de una sola vez no será suficiente para detectar todos los casos de celíacos. Por ejemplo, un estudio encontró que, de 171 miembros de la familia que fueron negativos en la primera evaluación, el 3,5% dio positivo en su segunda evaluación, aunque la mayoría eran asintomáticos. Los autores del estudio recomendaron repetir las pruebas periódicas de los miembros de la familia, independientemente de los síntomas.

Like this post? Please share to your friends: