Detección para prevenir la muerte súbita en atletas jóvenes

Detección para prevenir la muerte súbita en atletas jóvenes

La muerte súbita en un atleta joven, aunque rara, es siempre un evento trágico. El impacto en la familia y los seres queridos es devastador. Incluso aquellos que solo conocen a la víctima periféricamente, o que simplemente escuchan sobre la tragedia en las noticias, a menudo se sienten casi personalmente afectados. El mero pensamiento de una joven vibrante derrotada repentinamente, sin razón aparente, nos parece profundamente injusto.

¿No hay algo que alguien podría haber hecho para evitar esto?

¿Qué causa la muerte súbita en atletas jóvenes?

La mayoría de los atletas jóvenes que mueren repentinamente durante el ejercicio resultan tener una enfermedad cardíaca subyacente de un tipo u otro que no se haya diagnosticado previamente. Se pueden observar varios problemas cardíacos en personas jóvenes que parecen completamente sanas y, desafortunadamente, la primera señal de un problema puede ser una arritmia cardíaca repentina y fatal (generalmente, fibrilación ventricular). Los problemas cardíacos asociados con la muerte súbita en atletas jóvenes incluyen cardiomiopatía hipertrófica, síndrome de Marfan y anomalías congénitas en las arterias coronarias, pero hay varios otros.

¿Pueden los atletas en riesgo ser identificados antes de tiempo?

Muchas de las afecciones cardíacas que causan muerte súbita en personas jóvenes pueden diagnosticarse si se realizan pruebas cuidadosas. Un electrocardiograma (ECG) más un ecocardiograma, o incluso un ECG solo, a menudo daría pistas importantes sobre qué jóvenes están en riesgo para poder realizar más pruebas.

Aquellos que resulten tener un mayor riesgo de muerte súbita podrían ser tratados por su afección subyacente, o al menos se les podría decir que eviten el esfuerzo, tal vez salvando sus vidas.

Por lo tanto, para muchas personas tiene sentido que todos los atletas jóvenes se sometan a exámenes de detección de problemas cardíacos antes de que se les permita participar en los deportes.

Si tiene un atleta joven en su familia, probablemente se haya dado cuenta de que no se realizó dicha evaluación, o incluso se recomendó. El hecho de que el examen cardíaco no se realiza rutinariamente en atletas jóvenes, al menos en los EE. UU., No es un descuido, es el resultado de una cuidadosa deliberación por parte de los expertos cardíacos.

Explorar un poco los datos que se encuentran detrás de la decisión de no realizar una evaluación exhaustiva puede ayudar a arrojar algo de luz sobre esta decisión.

Justificación de las pautas actuales de detección

La cuestión de si todos los atletas jóvenes deberían someterse a exámenes de detección de enfermedad cardíaca resulta no ser tan simple. Varios factores hacen que la detección rigurosa sea difícil, costosa y quizás arriesgada.

En primer lugar, hay varias enfermedades del corazón que pueden aumentar el riesgo de muerte súbita en los jóvenes, y cada uno de ellos tiene diferentes criterios y requieren diferentes procedimientos de prueba para realizar el diagnóstico. No todos estos desórdenes cardíacos serían detectados por algunas pruebas de detección no invasivas.

Luego está el hecho de que una gran cantidad de jóvenes participan en deportes organizados, y por lo tanto, un gran número tendría que ser examinado, probablemente entre 4 y 5 millones de jóvenes cada año en los Estados Unidos solamente. De esta gran cantidad, solo una pequeña fracción (alrededor de 3 en 1000) tiene una enfermedad cardíaca subyacente que aumenta su riesgo.

En cualquier momento que se realice un examen médico para un trastorno que tiene una prevalencia muy baja, habrá muchos más resultados de pruebas falsas positivas (en las que el examen sugiere que la enfermedad puede estar presente cuando no lo es) que resultados verdaderos positivos. Todas estas pruebas falsas positivas requerirían que se realicen más pruebas para llegar al fondo del problema que se sospecha (aunque, en la mayoría de los casos, no existe). Estas pruebas de seguimiento a veces incluyen pruebas invasivas, como un cateterismo cardíaco, que no solo aumenta el riesgo personal para el atleta joven, sino que también aumenta los costos médicos generales para la sociedad.

Debido a estas consideraciones, las sociedades profesionales han intentado establecer pautas para evaluar atletas jóvenes que sean razonablemente efectivas para detectar muchas de las afecciones cardíacas más comunes que aumentan el riesgo, sin generar un gran número de pruebas de seguimiento innecesarias. ¿Acaso estos exámenes de detección recomendados omiten a algunos atletas jóvenes con trastornos cardíacos potencialmente fatales? Desafortunadamente, sí, y estos son los atletas jóvenes de los que escuchamos en las noticias de vez en cuando.

¿Cuáles son las recomendaciones actuales?

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) recomienda que todos los atletas de la escuela secundaria y la universidad tengan un examen médico y un examen físico. El historial médico debe revelar específicamente alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho o malestar durante el ejercicio
  • Episodios de síncope (pérdida del conocimiento)
  • Disnea (dificultad para respirar) con esfuerzo
  • Historia de un soplo cardíaco o hipertensión

El médico debe preguntar cuidadosamente sobre los antecedentes familiares (ya que varias de las afecciones que causan la muerte súbita son genéticas) y también debe centrarse en la muerte o discapacidad prematura (antes de los 50 años) por enfermedad cardíaca en familiares cercanos y si hay antecedentes familiares de los problemas cardíacos genéticos más comunes, como la miocardiopatía hipertrófica, el síndrome de QT largo, las arritmias cardíacas graves o el síndrome de Marfan.

El examen físico debe concentrarse en el examen cardíaco, el examen pulmonar, el examen de los pulsos y la búsqueda de signos del síndrome de Marfan.

La AHA específicamentenorecomienda un ECG, una ecocardiografía o una prueba de esfuerzo. Estas pruebas están reservadas para jóvenes en los que existe una sospecha de un problema cardíaco después de realizar la historia clínica y el examen físico.

¿Esto es suficiente?

Si bien los expertos de AHA creen que el programa de cribado que se acaba de delinear es adecuado, los expertos europeos no están de acuerdo. En Europa, un ECG también se recomienda como una prueba de detección de rutina en todos los atletas jóvenes.

Hay poca evidencia objetiva de que la detección sistemática de ECG haga una diferencia sustancial. Sin embargo, un estudio que analizó el impacto del cribado se llevó a cabo en Italia, donde el cribado rutinario de atletas con un ECG comenzó en 1984. Entre los años 1979 y 2004, la incidencia anual de muerte súbita en atletas disminuyó de 3.6 por 100.000 personas por año. 0.4 por 100,000 persona años. Este estudio sugiere que el cribado de ECG es efectivo, pero que el impacto global del cribado de ECG en toda la población es pequeño.

Sin embargo, si se puede salvar incluso la vida de un joven atleta, ¿no valdría la pena realizarla?

Bueno, para ser franco, depende de quién está pagando por la proyección. Si esperamos que la sociedad recoja el costo (sin embargo, las primas o los impuestos colectivos de seguro de salud), el costo de la detección (junto con las pruebas de seguimiento que generaría) parece prohibitivo. Al menos, lo hace a las personas que escriben las pautas de la AHA, que tienen ejecutivos de seguros y funcionarios del gobierno que examinan minuciosamente su trabajo.

Considera: Nadie discute si los detectores de humo salvan vidas. Ellas hacen. Pero si un panel de expertos gubernamentales tuviera que decidir si se debían gastar los impuestos para comprar detectores de humo a todos, rápidamente concluirían que, a un costo para la sociedad de diez millones de dólares por vida salvada, los detectores de humo tienen un costo prohibitivo. Afortunadamente, no colectivizamos la compra de detectores de humo. Para nosotros, las vidas potencialmente salvadas son nuestras y las de nuestros seres queridos, y el costo de esas vidas potencialmente salvadas es solo de $ 19.95. Parece una ganga.

Si las personas pagaron sus propios ECG de detección en lugar de confiar en la sociedad para hacerlo, las recomendaciones de detección para los atletas jóvenes podrían ser muy diferentes.

Conclusión

La muerte súbita en los atletas jóvenes es, afortunadamente, muy rara, y la detección relativamente simple recomendada por la AHA atrapará a muchos, pero no a todos, los jóvenes que están en riesgo. Entonces, las recomendaciones de la AHA, que toman un evento raro y lo hacen aún más raro, tienen sentido.

Sin embargo, como padre, puede que no sea feliz omitiendo procedimientos de evaluación más definitivos. Si está particularmente preocupado por su hijo, discuta sus inquietudes con el médico de su hijo. Más pruebas, si lo desea, es su derecho como paciente. Sin embargo, también puede ser su responsabilidad financiera.

Y recuerde: si bien puede revelar problemas que las pruebas recomendadas no hacen, también expone potencialmente a su hijo a riesgos adicionales. Hable francamente con el médico de su hijo para que pueda obtener la información que necesita para equilibrar los riesgos potenciales y los beneficios de los exámenes adicionales.

Like this post? Please share to your friends: