Descripción general de los enemas y su salud

Un enema es un método de curación alternativo que se dice que limpia el colon. Al igual que con los colónicos, este método implica la introducción de agua en el colon a través del recto. A menudo se usan para tratar el estreñimiento y promover las deposiciones, se dice que los enemas promueven la pérdida de peso y ofrecen una amplia gama de beneficios para la salud.

¿Por qué las personas realizan enemas?

Según los defensores, los enemas pueden eliminar residuos y toxinas del colon.

Aunque la mayoría de las personas sanas son capaces de eliminar los desechos de manera eficiente por sí mismos, dichos defensores afirman que los desechos no eliminados pueden acumularse en el colon y provocar una serie de problemas de salud. Estos problemas de salud incluyen: alergias, mal aliento, dolor de espalda, depresión, fatiga, dolor de cabeza, hemorroides, indigestión, problemas de sinusitis y afecciones de la piel como eczema y psoriasis.

En algunos casos, los enemas se usan como parte de los regímenes de desintoxicación. También se dice que los enemas mejoran el estado de ánimo, mejoran el rendimiento mental y favorecen la pérdida de peso.

Tipos de enemas

Algunos tipos de enemas implican retención de líquido en el colon por períodos prolongados de tiempo. Aunque los enemas de café son el tipo más común de enema de retención, otros tratamientos involucran infusiones que contienen sustancias como probióticos, hojas de frambuesa roja y minerales.

Investigación sobre Enemas

Hasta ahora, hay muy poca evidencia científica para respaldar cualquiera de los reclamos de supuestos beneficios para la salud de los enemas.

La investigación disponible sobre enemas y sus efectos sobre la salud incluye un estudio publicado en la revista Enfermedad colorrectal en 2012. En el estudio, los investigadores se enfocaron en 504 pacientes sometidos a colonoscopia (un tipo de examen médico típicamente utilizado para detectar cáncer de colon). Todos los pacientes tomaron una solución de preparación intestinal en la mañana de su procedimiento, y 26 de esos pacientes también recibieron un enema.

Para 25 de los 26 participantes del estudio que recibieron enemas, se logró una colonoscopia exitosa. Por lo tanto, los autores del estudio concluyeron que los enemas pueden ser una solución altamente exitosa para los pacientes con una preparación intestinal inadecuada antes de la colonoscopia.

En un informe publicado en la Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas en 2013, sin embargo, los investigadores determinaron que los enemas pueden no ser beneficiosos para las mujeres durante el trabajo de parto. Una práctica de rutina en salas de parto en muchos países, se cree que los enemas acortan el trabajo de parto y reducen la filtración de material fecal (una fuente potencial de infección tanto para la madre como para el niño).

Para el informe, los científicos analizaron cuatro estudios previamente publicados que involucraron a un total de 1,917 mujeres. Dado que estos estudios encontraron que los enemas no tuvieron un efecto significativo sobre factores como la tasa de infección y la duración del parto, los autores concluyeron que el uso habitual de enemas durante el trabajo de parto debería desaconsejarse.

Efectos secundarios y preocupaciones de seguridad

Los enemas pueden desencadenar una serie de efectos secundarios, que incluyen diarrea, náuseas, vómitos, desmayos y mareos. Algunos tipos de enemas se han asociado con desequilibrios electrolíticos, frecuencia cardíaca rápida y ataques cardíacos.

Los riesgos asociados con los enemas también incluyen la perforación del recto, que podría causar daño a los órganos internos. Ene Los enemas preparados o administrados incorrectamente pueden provocar una infección.

Además, existe la preocupación de que el uso repetido de enemas puede causar el debilitamiento de los músculos en las paredes del intestino. A su vez, este debilitamiento puede interferir con la capacidad de su cuerpo para realizar evacuaciones por sí mismo.

Alternativas a los enemas

Hay muchas maneras de estimular la digestión sin el uso de enemas. Por ejemplo, mantenerse físicamente activo, beber mucha agua, aumentar la ingesta de fibra, practicar la alimentación consciente y controlar los niveles de estrés pueden beneficiar enormemente su salud digestiva.

Si está considerando el uso de cualquier tipo de medicamento alternativo (incluidos enemas) para tratar un problema de salud crónico, asegúrese de consultar primero a su médico.

Like this post? Please share to your friends: