Descripción general de la gota

La gota es una forma de artritis que afecta a más de tres millones de estadounidenses cada año. También conocida como artritis gotosa, la enfermedad es causada por la formación de cristales de ácido úrico en una articulación (con mayor frecuencia en el dedo gordo del pie), lo que provoca dolor intenso, enrojecimiento y sensibilidad. Si bien ciertos factores, como la genética o los trastornos renales, pueden predisponerlo a la gota, la dieta, el alcohol y la obesidad también pueden contribuir.

El tratamiento puede incluir medicamentos de venta libre (OTC) y recetados para aliviar el dolor y reducir los niveles de ácido úrico. Puede minimizar aún más la frecuencia de los ataques al perder peso, hacer ejercicio regularmente y evitar los alimentos desencadenantes.

Síntomas

Los síntomas de la gota tienden a ser progresivos y empeorarán con el tiempo si no se tratan. La gravedad y la recurrencia de los síntomas se relacionan en gran medida con la etapa de la enfermedad. G Gota asintomática

Es el período anterior a su primer ataque. Es durante este tiempo que la elevación persistente del ácido úrico en la sangre causará que el urato forme cristales. Si bien no experimentará ningún síntoma en esta etapa, la acumulación gradual de cristales casi inevitablemente provocará un ataque. G Gota intermitente agudaes la etapa en la que comenzarás a experimentar ataques que duran entre tres y 10 días. Los ataques (que afectan con mayor frecuencia al dedo gordo, pero también a la rodilla, el tobillo, el talón, el mediopié, el codo, la muñeca y los dedos) causarán dolor repentino y extremo acompañado de hinchazón, rigidez, enrojecimiento, fatiga y, en ocasiones, fiebre leve. G La gota tofácea crónica

Es una etapa avanzada de la enfermedad en la que los cristales de urato se consolidan en grumos endurecidos llamados tofi. La formación de estas masas mineralizadas puede erosionar progresivamente el tejido óseo y cartilaginoso y conducir a artritis crónica y deformidad articular.Las complicaciones de la gota no tratada incluyen cálculos renales y el deterioro de la función renal.

CausasCiertas condiciones médicas pueden aumentar su riesgo de gota, ya sea porque afectan la función renal (lo que permite que se acumule el ácido úrico) o causan inflamación crónica (que algunos científicos creen que promueve la producción de ácido úrico). Los ejemplos incluyen enfermedad renal crónica (CKD), insuficiencia cardíaca congestiva (CHF), diabetes y artritis psoriásica.

De manera similar, la genética puede tener un papel. Un ejemplo es la mutación genética del gen

SLC2A9

O

SLC22A12 , que ayuda a regular la cantidad de ácido úrico que excreta el cuerpo. Ciertos factores de riesgo de estilo de vida pueden influir tanto en el desarrollo como en la progresión de la enfermedad. Incluyen: Obesidad, que se asocia con un aumento de los niveles de ácido úrico Dietas ricas en purinas, que el cuerpo convierte en ácido úrico

Bebidas con alto contenido de fructosa y bebidas alcohólicas que alteran la excreción de ácido úrico

  • Ciertos medicamentos, principalmente diuréticos, pueden deteriorar excreción de ácido úrico en los riñones, lo que lleva a una mayor concentración de ácido úrico en la sangre.
  • Diagnosis
  • La gota se diagnostica generalmente sobre la base de pruebas de laboratorio y un examen físico. Las pruebas de imagen también se pueden usar para respaldar el diagnóstico y / o evaluar las características del daño articular.

El estándar de oro del diagnóstico es el análisis del líquido sinovial en el que los fluidos de la articulación se extraen con una aguja y una jeringa y se examinan bajo un microscopio en busca de cristales de urato.

Otras herramientas de diagnóstico incluyen pruebas de función renal y un análisis de orina para ayudar a evaluar su riesgo de cálculos renales.

Se pueden usar diferentes pruebas de imágenes para evaluar cuánto se ha dañado una articulación. Entre ellos:

El ultrasonido es el método de prueba preferido, ya que puede detectar el daño articular temprano.

Los rayos X pueden revelar erosión articular pero no en las primeras etapas. Sca La resonancia magnética (MRI) y la tomografía computarizada (TC) pueden proporcionar una evidencia más clara de daño pero también tienen sus limitaciones en la enfermedad temprana.

Tratamiento

  • El enfoque para el tratamiento de la gota es triple: para controlar el dolor y la inflamación cuando ocurre, para reducir los niveles de ácido úrico en la sangre y para modificar los factores de riesgo que conducen a niveles altos de ácido úrico.
  • El dolor de gota a menudo se puede tratar con reposo y una compresa de hielo para reducir la hinchazón localizada. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos sin receta (AINE) como Advil (ibuprofeno) o Aleve (naproxeno) también pueden ayudar.
  • Los casos graves o recurrentes pueden beneficiarse del efecto reductor de la inflamación de los corticosteroides (administrados por píldora o inyección en una articulación) o un medicamento oral llamado Colcyrs (colchicina), que puede tratar y prevenir los ataques.

Si la dieta y otras intervenciones no proporcionan alivio, se pueden recetar medicamentos reductores de ácido úrico como Uloric (febuxostat) o Zyloprim (alopurinol). Los efectos secundarios incluyen malestar estomacal, náuseas, dolor en las articulaciones y dolor muscular.

Krystexxa (pegloticase), un medicamento biológico más reciente administrado por infusión intravenosa, generalmente se reserva para personas en quienes todos los demás tratamientos para la gota han fallado.

Afrontamiento

Mientras que la gota puede controlarse en gran medida con medicamentos y descanso, existen varias estrategias de autocuidado que puede intentar tratar o reducir la recurrencia de los ataques agudos. Incluyen:

Evitar alimentos con alto contenido de purinas, como hígado, ternera, mejillones, atún, tocino y cerveza.

Aumentar el consumo de frutas, vegetales, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa.

Beber mucha agua por día para ayudar a limpiar ácido úrico al orinar y diluir las concentraciones en la sangre

Embarcarse en un plan de pérdida de peso estructurado si tiene sobrepeso u obesidad

  • Elevar el pie durante un ataque agudo y congelarlo de forma segura
  • Usar un bastón o dispositivo de movilidad para mantener la presión fuera del pie
  • Usar técnicas de relajación para controlar mejor el dolor
  • Si sus síntomas no mejoran después de 48 horas o duran más de una semana, llame a su médico para programar una cita. En algunos casos, es posible que sea necesario cambiar o ajustar los medicamentos si no brindan alivio.

Like this post? Please share to your friends: