Cuando la función del órgano se…

Cáncer

Pulmones

  • Piel
  • Nódulos linfáticos, especialmente ganglios linfáticos en el tórax
  • La sarcoidosis también es conocida por su potencial para afectar los ojos y el hígado. Con menos frecuencia, el corazón y el cerebro pueden verse afectados, lo que lleva a complicaciones graves.

Desde la perspectiva de las células y los tejidos, la característica distintiva de la sarcoidosis es algo llamado granuloma. Los granulomas son colecciones de células que, bajo el microscopio, se parecen mucho a las que el cuerpo usa para combatir infecciones como la tuberculosis.

No todas las personas con sarcoidosis requieren tratamiento, y con frecuencia desaparece sin tratamiento, pero en otros casos, puede provocar una enfermedad grave. Cuando la función del órgano se ve afectada, por ejemplo, se puede usar una variedad de medicamentos diseñados para suprimir el sistema inmune.

Los síntomas pueden estar relacionados con los órganos implicados en la enfermedad, o puede haber síntomas generalizados como fatiga, fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos y pérdida de peso. La afectación pulmonar es muy común y los síntomas pueden incluir una tos seca persistente, dificultad para respirar, sibilancias o dolor en el pecho.

Algunas personas con sarcoidosis desarrollan síntomas en la piel, como una erupción compuesta de protuberancias rojo-púrpura rojas o más oscuras.

Linfoma

El linfoma es uno de los cánceres de la sangre o neoplasias hematológicas, un término que también incluye leucemias y mieloma. El linfoma es un cáncer de los glóbulos blancos de los linfocitos. Hay muchos tipos diferentes de linfoma.

La mayoría, pero no todos, los linfomas comienzan en los ganglios linfáticos.

Las dos amplias categorías de linfoma son linfoma de Hodgkin (HL) y no Hodgkin (NHL). Ambas categorías tienen muchos tipos y subtipos, con diferentes características de enfermedad y pronósticos.

Tanto el linfoma Hodgkin como el no Hodgkin pueden afectar los ganglios linfáticos del tórax, el área cercana al corazón llamada mediastino. La sarcoidosis también involucra frecuentemente esta área.

Sarcoidosis y linfoma

Durante décadas, los investigadores se han preguntado acerca de la relación entre la sarcoidosis y el linfoma. Esta relación sigue siendo algo misteriosa incluso hoy en día, por varias razones.

Según un grupo de investigadores, incluidos Ishida y sus colegas, el subtipo más común de linfoma maligno asociado con sarcoidosis es el linfoma de Hodgkin, pero el linfoma difuso de células B grandes, el linfoma folicular y el mieloma múltiple también pueden estar involucrados en el síndrome de sarcoidosis y linfoma . El término síndrome de linfoma sarcoideo se acuñó para describir estos hallazgos.

Los granulomas característicos de la sarcoidosis son colecciones compactas y organizadas de células inmunes rodeadas por linfocitos. Aparentemente, los linfomas a veces pueden albergar granulomas sarcoidales dentro del cáncer, y se cree que este cambio, aunque es raro, tal vez refleje una reacción inmune al tumor canceroso, y no la enfermedad sistémica, la sarcoidosis.

Los documentos publicados en los últimos años han señalado que la distinción entre la reacción sarcoidal relacionada con el tumor y la sarcoidosis sistémica verdadera puede ser problemática.

Tanto la sarcoidosis como el linfoma tienen el potencial de iluminarse en los escáneres PET, lo que aumenta la complejidad y el potencial para confundir a una entidad con la otra. Los investigadores piden más estudios para refinar las aplicaciones clínicas de FDG-PET / CT en pacientes con sarcoidosis.

En resumen, muchas preguntas sobre el síndrome de sarcoidosis-linfoma permanecen sin respuesta.

Like this post? Please share to your friends: