Continuar trabajando con artritis

Continuar trabajando con artritis

  • Síntomas
  • Causas y factores de riesgo
  • Diagnóstico
  • Tratamiento
  • Apoyo y afrontamiento
  • Dolor en las articulaciones
  • Artritis reumatoide
  • Artritis psoriásica
  • Gota Spon Espondilitis anquilosante
  • Osteoartritis
  • Más tipos de artritis y afecciones relacionadas
  • Si tiene artritis, probablemente se haya preguntado cómo puede trabajar y continuar su carrera a pesar de las limitaciones funcionales de la enfermedad. Echemos un vistazo a algunas de las preguntas que pueda tener y qué opciones pueden ayudarlo a continuar trabajando a pesar de los desafíos.
  • Retos laborales relacionados con la artritis

    La artritis puede afectar su capacidad para trabajar. Debido a que el dolor y las limitaciones físicas no se pueden ignorar, las personas con artritis a menudo necesitan adaptar su entorno de trabajo o modificar su horario de trabajo para poder seguir trabajando.

    A medida que la artritis se vuelve más severa, pueden ser necesarios cambios significativos.

    ¿Debería estar abierto acerca de sus desafíos con su empleador? ¿Qué modificaciones son más útiles? ¿Y cuándo necesitas considerar la discapacidad?

    La relación con el empleador es un factor en el trabajo

    Hay varias circunstancias que determinan si puede continuar trabajando a pesar de tener artritis. Algunas circunstancias y factores pueden ser controlables, mientras que otros no. Dos de los factores más importantes se relacionan un tanto: la gravedad de su artritis, junto con el apoyo que recibe de su empleador. Si la relación empleado-empleador es fuerte, comunicativa, respetuosa y honesta, es más probable que se superen las dificultades. Por el contrario, una relación con un empleador o supervisor que sea antagónica o desinteresada no fomentará un esfuerzo cooperativo para encontrar soluciones.

    ¿Deberías ser honesto acerca de los desafíos?

    Ha habido un debate sobre cuánto debe decirle a su empleador sobre los desafíos de vivir con artritis.

    Después de todo, un empleador tiene un objetivo principal y eso es la productividad. ¿Conocer la verdad sobre sus luchas amenaza ese objetivo?

    Algunas personas temen perder su trabajo y eligen no divulgar toda la verdad sobre su artritis. Minimizan las luchas al:

    No confesar la gravedad real del dolor y otros síntomas

    • Ir a trabajar cuando no deberían
    • No usar férulas, soportes o frenillos cuando deberían
    • Otras personas creen que ocultar la verdad en última instancia, es contraproducente. La falta de divulgación completa se vuelve más difícil a medida que la artritis empeora. En pocas palabras, se vuelve más difícil fingirlo.

    Se debe considerar el tipo de trabajo

    Se espera un cierto nivel de productividad de cualquier empleado. Dicho esto, la capacidad de completar tareas y cumplir los plazos naturalmente se vuelve más difícil a medida que aumenta el nivel de discapacidad. Una empresa grande que tiene muchos empleados puede no estar tan preocupada por la productividad individual como una compañía más pequeña. La gran empresa puede tener una fuerza de trabajo suficiente en la que los empleados tienden a equilibrarse mutuamente. No es que no esperen un rendimiento, pero una empresa grande puede permitir días de enfermedad adicionales más fácilmente o manejar reveses temporales. Debido a que hay más personas disponibles para cubrir para usted, la carga es menor para la compañía más grande.

    La naturaleza exacta de un trabajo determina la cantidad de artritis que puede afectar su rendimiento. Un trabajo físicamente exigente que implica levantar, llevar, caminar o estar de pie seguramente se vería afectado más que un trabajo de escritorio. Un trabajo que es físicamente exigente puede volverse difícil o imposible de mantener a lo largo del tiempo.

    Dicho eso, las actividades de escritorio también pueden ser difíciles con la artritis, y un estudio de 2016 de personas con artritis reumatoide encontró que la fuerza de agarre y el rango de movimiento de la mano eran los factores más asociados con la incapacidad para trabajar.

    La flexibilidad ayuda

    Independientemente de si su trabajo debe realizarse de acuerdo con un cronograma preciso es otra consideración. Si la artritis le ha hecho perder mucho trabajo o las bengalas inesperadas de la artritis lo han hecho menos confiable, un trabajo que opera con un horario ajustado no es óptimo.

    Adaptación del entorno de trabajo

    Si es posible realizar adaptaciones específicas en el lugar de trabajo, puede ayudarlo a seguir trabajando y mantener el nivel de productividad esperado.

    Esto ciertamente debe ser considerado y discutido antes de considerar abandonar su trabajo. Algunas adaptaciones pueden costar dinero, pero una empresa estará más ansiosa por gastar dinero en modificaciones y adaptaciones si su registro de trabajo es bueno, tiene la intención de seguir siendo empleado de la empresa y sienten que sería difícil reemplazarlo.

    Hay una amplia gama de posibles adaptaciones o modificaciones que han demostrado ser útiles para las personas que viven con artritis. Algunos son bastante simples. Otros son más extensos y caros. Podría ser tan sencillo como cambiar la altura de su silla o escritorio, cambiar la ubicación de los suministros o usar un equipo ergonómico. Las modificaciones necesarias pueden incluso no incluir su entorno de trabajo físico, sino que pueden implicar solicitar un horario de inicio posterior o un cambio en el horario de almuerzo o descanso.

    Se puede consultar a un terapeuta ocupacional para ayudar a evaluar su área de trabajo y ofrecer sugerencias valiosas. También es importante entender la Ley de Estadounidenses con Discapacidades para conocer sus derechos y comprender los esfuerzos razonables que su empleador debe hacer para satisfacer sus necesidades. Familiarízate con la ley. Statistics Las estadísticas de discapacidad son desalentadoras

    Los estudios que muestran el impacto de la artritis reumatoide en el empleo son desalentadores. Estudios más antiguos encontraron que más del 50 por ciento de las personas que trabajaron antes del inicio de la enfermedad dejaron de trabajar dentro de los 10 años de su diagnóstico. Aquellos que tenían más autonomía de trabajo y flexibilidad tenían más probabilidades de permanecer empleados. Otros estudios han encontrado que entre el 20 y el 30 por ciento de las personas ya no pueden trabajar dos o tres años después del diagnóstico. La artritis sigue siendo la mayor causa de discapacidad en los Estados Unidos.

    En las últimas décadas, los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, los productos biológicos y el tratamiento temprano y agresivo se han convertido en la norma, aunque las tasas de discapacidad siguen siendo sorprendentemente altas. Sin embargo, estamos empezando a ver algunas mejoras. En 2012, se observó que la terapia biológica, así como el uso agresivo de medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad tradicionales (DMARD), se asociaron con ganancias significativas en los resultados de la discapacidad. Recientemente, un estudio sueco de 2017 encontró que para aquellas personas con artritis reumatoide que tenían factor de necrosis tumoral (anti-TNF), el tratamiento iniciado dentro de los cinco años del diagnóstico tenía dos veces más probabilidad de poder funcionar tres años después.

    Dado que el tratamiento temprano y agresivo parece jugar un papel importante para ayudar a las personas a continuar trabajando, tómese un tiempo para comprender las pautas actuales de tratamiento de la artritis reumatoide y hable con su médico para asegurarse de que su plan de tratamiento sea exhaustivo y esté actualizado.

    Depresión, artritis y discapacidad laboral

    Es importante tener en cuenta que si bien las limitaciones físicas de la artritis a menudo se consideran el factor principal en la discapacidad laboral, la presencia de depresión es extremadamente importante. La depresión, más que la actividad de la enfermedad o la respuesta a la terapia, fue un predictor más fuerte de si una persona consideraría la discapacidad laboral. La depresión es muy común y frecuentemente coexiste con la artritis. No solo la depresión, como en este caso, aumenta la necesidad de discapacidad laboral, sino que puede privar a las personas con artritis de la alegría de vivir. Hable con su médico sobre la posibilidad de que pueda estar lidiando con la depresión para que pueda ayudarlo a abordar esta preocupación tan común si es necesario.

    Conclusión sobre el trabajo con artritis

    Para continuar trabajando, debe cumplir con su tratamiento para mantener la enfermedad bien controlada. Debe estar trabajando en un trabajo donde aún pueda funcionar y ser productivo dentro de su conjunto de limitaciones físicas y funcionales. También es imperativo contar con el apoyo y la comprensión de su empleador y compañeros de trabajo.

    Es un hecho que con un diagnóstico de artritis reumatoide, existe un riesgo inherente de discapacidad laboral. El riesgo es mayor con un trabajo físicamente exigente, una edad más avanzada, un nivel de educación más bajo y una mayor discapacidad funcional con actividades de la vida diaria. Dicho esto, el tratamiento temprano y agresivo, asegurándose de que se realizan las adaptaciones a su entorno de trabajo, y abordar otras afecciones, como la depresión, puede mejorar sus posibilidades de continuar trabajando y los beneficios del trabajo para su autoestima y bienestar financiero. Siendo.

    Like this post? Please share to your friends: