Consejos para comer en restaurantes con alergias alimentarias

Comer fuera puede ser desalentador con las alergias alimentarias. Puede ser intimidante ceder el control de lo que sucede en su plato, especialmente cuando la cocina está detrás de puertas cerradas y no puede estar seguro de si su camarero entiende exactamente lo que quiere decir con alérgico a los productos lácteos.

Sin embargo, aprender a comer fuera de casa con alergias alimentarias puede ampliar enormemente tus posibilidades sociales y ofrecerte un descanso muy necesario de la cocina. Siga leyendo para conocer los ocho consejos que pueden ayudarlo a negociar de forma segura el rudo mundo de los restaurantes.

1 Haga su tarea

Consejos para comer en restaurantes con alergias alimentarias

La mayoría de las cadenas nacionales incluyen información nutricional en sus sitios web. Estos sitios a menudo incluyen información sobre alergias. Si el restaurante que está pensando en visitar no tiene información sobre alergias disponible, puede hablar con el gerente fuera del horario comercial para ver si tiene información sobre alergias disponible. Algunos establecimientos tienen menús de alergia por separado. A 2Evite las horas punta

Es probable que obtenga un servicio más atento, especialmente en sus primeras visitas a un restaurante determinado, si evita las prisas del almuerzo y la cena. A un camarero o camarera ya agobiado le resultará más difícil controlar los ingredientes y responder preguntas.

3Hacer que los camareros sean tu aliado

Los camareros son tu enlace con la cocina, así que asegúrate de establecer una buena relación.

Explique su condición a fondo y deje que su camarero sepa que tendrá algunas preguntas.

  • Sea amable y reconozca que comprende que está solicitando trabajo adicional por parte del camarero. La promesa implícita (o incluso explícita) de una propina adicional puede ayudar.
  • Haga que el camarero sepa los nombres inusuales con los que su alérgeno podría esconderse. Imprimir una lista (enlaces a continuación) puede ser prudente.
  • Aunque una manera agradable es generalmente el mejor enfoque, no seas quisquilloso. Si el mesero no es útil, pida hablar con un gerente.
  • 4Encuentra múltiples opciones

Harás tu vida, ¡y la de tu camarero! – más fácil si encuentra algunas opciones en el menú para que el camarero pueda preguntar a la cocina sobre todas ellas a la vez. Options Las opciones amigables con las alergias en los menús se dividen en dos categorías: platos que no incluyen alérgenos y platos que incluyen un alergeno como condimento o un lado que se puede quitar fácilmente.

En muchos restaurantes, la segunda categoría predomina, así que considere qué pasaría si para sugerirle a su mesero. (¿Qué pasa si el chef hizo el risotto sin queso?). Los restaurantes no siempre están dispuestos a hacer arreglos pero, en general, cuanto más fino es el restaurante, más se puede pedir. B 5 Tenga conocimiento de la contaminación cruzada

La contaminación cruzada ocurre cuando los alimentos se preparan en una superficie o cuando se usa un utensilio que ha tocado un alergeno. Debe mencionar la posibilidad de contaminación cruzada en su servidor para que la cocina sepa limpiar los utensilios y las cacerolas a fondo.

Sin embargo, dos vías de contaminación cruzada son difíciles de evitar. El primero es parrillas. Pregunte si un alimento marinado en un alergeno se cocina directamente en la misma parrilla que cualquier plato a la parrilla que pueda pedir. El segundo es freír aceite. Si eres alérgico a algo que se ha frito en una tina de aceite, debes evitar comer cualquier cosa frita en ese aceite.

6Tener una buena relación

Algunos restauradores te sorprenderán, incluso te tocarán si están dispuestos a ayudarte. He frecuentado restaurantes que gustosamente crearían versiones sin trigo de especialidades diarias y restaurantes que saldrían del menú para crear, en la medida de lo posible, versiones auténticas de platos étnicos que pudiera comer con seguridad.

Trate este tipo de establecimientos como lo haría con sus queridos amigos o familiares. Tráigales todos los negocios que pueda, cuénteles a los amigos acerca de ellos, agradézcales sinceramente por el servicio que brindan. Es un gran placer poder ingresar a un café donde sabe que atenderá sus necesidades médicas. T 7 Confíe en sus instintos

Si tiene dudas sobre su pedido después de haberlo recibido, pídale amablemente a su camarero que verifique nuevamente. No sea tímido o avergonzado al devolver comida si, de hecho, se ha cometido un error en la cocina, y sea firme en que, en el caso de un problema como un acompañamiento incorrecto que podría contener un alergeno, se le dará un comida completamente nueva.

Simplemente quitar elementos ofensivos de su placa no es suficiente para mantenerlo seguro. Y si en algún momento siente que sus preocupaciones no se toman en serio, que ni los camareros ni el gerente están dispuestos a abordar sus inquietudes, camine.

8Esté preparado

Incluso en las mejores circunstancias, es inteligente estar preparado para lo inesperado. Si una reacción alérgica puede poner en peligro la vida, o incluso simplemente incómoda, lleve el tratamiento que recomiende su médico.

También en la categoría de preparación, muchos restaurantes son tolerantes a llevar bocadillos para niños pequeños y muy pequeños (aunque no para niños mayores o adultos), especialmente aquellos con necesidades médicas. Esto puede ampliar sus opciones en gran medida, ya que una guarnición y algunos bocadillos empacados pueden ser suficientes para muchos niños.

Like this post? Please share to your friends: