Cómo caminar puede ayudar a aliviar los síntomas de la EPOC

Caminar es una forma de ejercicio segura y efectiva para casi todos, incluidas las personas que padecen la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Esta actividad de bajo impacto (lo que significa que es fácil para las articulaciones) puede mejorar la capacidad del cuerpo de usar oxígeno, desarrollar resistencia, fortalecer los músculos y mejorar una sensación general de bienestar.

Una rutina de caminata regular también puede facilitar que una persona con EPOC sea más autosuficiente y pueda tolerar mejor el ejercicio. Y eso es solo para empezar. Hay muchos otros beneficios de caminar para una persona con EPOC, cualquiera de los cuales podría ser suficiente para que te pongas los cordones en las zapatillas y salgas por la puerta.

Control de peso

Cómo caminar puede ayudar a aliviar los síntomas de la EPOC

Si tiene sobrepeso y tiene EPOC, los kilos de más que lleva pueden dificultarle la respiración, y mucho menos el ejercicio. Caminar a un ritmo moderado durante 30 a 60 minutos quema la grasa almacenada y puede desarrollar músculo para acelerar su metabolismo. Reduzca las calorías y puede comenzar a desprender esos kilos de más y respirar más fácilmente durante la actividad y en reposo. Además, perder peso puede reducir el riesgo de una serie de posibles problemas de salud, incluidos diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca, ataque cardíaco, apoplejía, cáncer, apnea del sueño y osteoartritis.

Presión arterial baja

La presión arterial alta o hipertensión a menudo va de la mano con la EPOC. Caminar puede hacer mucho para reducir los niveles de presión arterial a niveles normales, según la American Heart Association (AHA). De hecho, caminar es tan efectivo como correr para bajar la presión sanguínea. Para obtener este beneficio, la AHA recomienda caminar durante un promedio de 40 minutos a un ritmo moderado a vigoroso solo tres o cuatro días a la semana. Esto incluso puede ser suficiente para controlar la presión arterial sin necesidad de medicación.

Reduce el estrés y la ansiedad

Vivir con EPOC puede ser muy estresante. Además, como señala la Fundación COPD, el estrés puede empeorar los síntomas de la EPOC: cuanto más difícil es respirar, más ansioso puede sentirse y viceversa. Puede ser un ciclo difícil de romper.

Cuando estamos estresados ​​por alguna razón, nuestros cuerpos liberan ciertos productos químicos, epinefrina, norepinefrina y cortisol, en nuestra sangre. Esto es normal, parte de nuestra respuesta natural de luchar o huir. Pero cuando estos químicos se acumulan, corremos el riesgo de tener problemas de salud a largo plazo, como presión arterial alta. Caminar puede reducir el estrés al ayudar a metabolizar los químicos del estrés y también al liberar endorfinas, sustancias químicas cerebrales que disminuyen el dolor y conducen a una sensación general de bienestar.

Mejore la aptitud cardiorrespiratoria fitness La capacidad cardiorrespiratoria se refiere a la capacidad de realizar cualquier tipo de actividad aeróbica o rítmica durante un período prolongado de tiempo. La actividad aeróbica, como caminar (así como trotar, nadar y andar en bicicleta) puede ayudar a mejorar la aptitud cardio-respiratoria mediante el fortalecimiento de grandes grupos musculares en el cuerpo. Aunque el ejercicio no mejora directamente la función pulmonar, puede ayudar a fortalecer sus músculos, lo que ayudará a desarrollar su nivel de resistencia.

Aliviar la depresión

La EPOC puede dificultar incluso la tarea más simple, por lo que no es sorprendente que muchas personas que se enfrentan a esta afección se depriman. La actividad física es un excelente antídoto para la depresión, gracias a la liberación de endorfinas-químicos cerebrales que tienen un efecto calmante en el cuerpo.

A pesar de que los efectos positivos de la liberación de endorfinas a veces se conoce como alto del corredor, puede lograrlo con menos actividad vigorosa, como caminar a paso ligero. Además, ser más fuerte y más en buena forma física también puede aumentar la autoestima, lo que a su vez puede ayudar a combatir la depresión.

Boost Brain Health

Ha habido una buena cantidad de investigaciones que demuestran que la EPOC puede afectar el cerebro de varias maneras, como causar cambios en el estado de ánimo y la cognición. Una teoría de por qué sucede esto es que en las personas con EPOC, menos oxígeno llega al cerebro, con el tiempo altera la neuroquímica y la estructura del cerebro, según un estudio de 2008 publicado en el

Revista Internacional de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica .Del mismo modo, hay un cuerpo creciente de investigación que relaciona el ejercicio con una mejor salud cerebral. Al menos un estudio, publicado en 2017 en la revista

BMC Public Health , ha encontrado que la actividad regular puede tener un efecto tan profundo y positivo en el cerebro que puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer.Ayúdelo a dejar el hábito

Si era fumador en el momento en que le diagnosticaron EPOC y desde entonces ha tenido problemas para dejar de fumar, caminar puede ponerlo en el camino de finalmente dejar el hábito. Incluso episodios cortos de actividad aeróbica pueden reducir el impulso de encenderse. Además, de acuerdo con smokefree.Gov, los síntomas de abstinencia y los antojos de cigarrillos disminuyen durante el ejercicio y hasta 50 minutos después del ejercicio. (Smokefree.Gov es un sitio web respaldado por el Instituto Nacional del Cáncer para brindar información gratuita, precisa, basada en la evidencia y asistencia profesional para ayudar a satisfacer las necesidades inmediatas ya largo plazo de las personas que intentan dejar de fumar).

Actividad regular también puede ayudarlo a evitar un efecto secundario común de dejar de fumar: aumento de peso. Entonces, si has estado posponiendo el hábito por temor a que aumentes de peso, lo que dificultaría aún más la respiración, ten en cuenta que al caminar puedes lidiar con dos problemas de salud a la vez.

En su marca, póngase en marcha, camine

La clave para una rutina de caminata exitosa es comenzar lentamente. Primero verifique con su médico. Si él le da luz verde para comenzar a hacer ejercicio, no intente caminar más, más rápido o más de lo que puede manejar. Aunque su primer objetivo es caminar durante al menos 20 a 30 minutos, cuatro o cinco días a la semana, no se preocupe si eso es demasiado. Comience caminando durante cinco minutos, cuatro o cinco veces al día. Eso podría significar simplemente pasear de un extremo a otro de la calle.

Si le falta el aliento, deténgase y descanse un momento antes de continuar. Y trate de no desanimarse si esto sucede: mientras persista, agregando uno o dos minutos aquí o allá, eventualmente encontrará que una caminata de media hora es, bueno, una caminata en el parque.

Like this post? Please share to your friends: