Causas y factores de riesgo de la infección por el Virus del Nilo Occidental

Causas y factores de riesgo de la infección por el Virus del Nilo Occidental

La infección por el virus del Nilo Occidental se propaga casi exclusivamente a través del contacto con mosquitos portadores del virus, aunque también se han identificado otros modos de infección. Comprender cómo se propaga este virus es la mejor manera de evitar una infección por el virus del Nilo Occidental.

Historia

El virus del Nilo Occidental es un virus ARN, clasificado por expertos en enfermedades infecciosas como miembro del grupo del virus de la encefalitis japonesa.

Primero se aisló de una muestra de sangre almacenada en la década de 1930 del área del oeste del Nilo de Uganda.

En las últimas décadas, el virus se ha extendido virtualmente a todo el mundo, y hoy se encuentra en África, Medio Oriente, Europa, Asia, Australia y América del Norte y del Sur.

Si bien inicialmente se pensó que no tendría consecuencias especiales, ahora se sabe que el virus del Nilo Occidental es responsable de una forma particularmente peligrosa de meningitis y encefalitis en una pequeña proporción de los que se infectan.

Causas comunes de infección

Virus del oeste del Nilo es un arbovirus, es decir, un virus transmitido por artrópodos. Se propaga casi exclusivamente por los mosquitos. El virus es adquirido por los mosquitos cuando se alimentan de las aves, el anfitrión principal del virus del Nilo Occidental.

Mosquitos

Se ha demostrado que más de 60 especies de mosquitos están infectadas con el virus del Nilo Occidental en todo Estados Unidos y Canadá. Los mosquitos que transmiten el virus a los humanos suelen ser una de las multitudes de especies de Culex, insectos que prevalecen en muchas partes del mundo.

El virus del Nilo Occidental también se ha aislado de garrapatas, pero no está claro si las garrapatas son un vector de infección.

El papel de las aves

Muchas especies de aves han sido identificadas como los hospederos que albergan el virus, y son los medios por los cuales el virus del Nilo Occidental se ha extendido por todo el mundo. Por lo general, las aves infectadas con el virus del Nilo Occidental tienen altas concentraciones del virus en su sangre por largos períodos de tiempo, pero no tienen síntomas.

Esto significa que un ave infectada puede transmitir el virus a los mosquitos durante un tiempo prolongado.

Sin embargo, algunas especies de cuervos, cuervos y arrendajos han tenido altas tasas de muerte por el virus del Nilo Occidental, y varias áreas localizadas han experimentado la muerte generalizada de aves. Además, los humanos que viven cerca de áreas donde muchas aves han muerto a causa del virus parecen tener una mayor incidencia de infección por el virus del Nilo Occidental.

Otros medios de infección

Si bien el medio más importante de infección humana es por contacto con mosquitos infectados, el virus del Nilo Occidental también se puede adquirir por contacto con sangre o productos sanguíneos de personas que tienen el virus en su torrente sanguíneo.

Transfusiones

Se ha identificado que la infección con el virus del Nilo Occidental ocurre con transfusiones de sangre y con transfusiones de glóbulos rojos, plasma y plaquetas. Esta forma de transmisión se ha reducido en gran medida ahora que se realizan pruebas de detección universales en muchos países sobre los productos sanguíneos. Sin embargo, este examen no es perfecto, ya que puede no detectar el virus del Nilo Occidental si se encuentra en concentraciones muy bajas.

Trasplantes

Raramente, la infección del virus del Nilo Occidental también se ha producido con el trasplante de órganos de donantes infectados. En estos casos, el suero cribado de los donantes ha sido negativo para el virus del Nilo Occidental, lo que sugiere fuertemente que el virus vivo aún estaba presente en los órganos donados.

Embarazo

También ha habido algunos casos de infección congénita del virus del Nilo Occidental, causada por la diseminación a través de la placenta desde la madre hasta el bebé durante el tercer trimestre. En estos casos, los bebés desarrollaron enfermedades del virus poco después del nacimiento. A pesar de estos informes, se piensa que la transmisión transplacentaria del virus del Nilo Occidental es bastante rara.

Causas de los síntomas

Cuando el virus del Nilo Occidental ingresa al torrente sanguíneo y comienza a multiplicarse, el sistema inmune del cuerpo reacciona rápidamente para eliminar el virus.

Por lo general, los anticuerpos contra el virus aparecen rápidamente. Estos anticuerpos se unen a las partículas del virus y hacen que se destruyan.

Además, las células inmunes se adaptan rápidamente para atacar al virus. La respuesta inmune conduce a la producción de diversos interferones y citocinas, que combaten el virus pero que a menudo producen inflamación, lo que lleva a los síntomas característicos de la fiebre del Nilo Occidental. De esta forma, el sistema inmunitario del cuerpo normalmente elimina el virus en pocos días.

En algunas personas, sin embargo, el virus del Nilo Occidental puede cruzar la barrera hematoencefálica y ganar un punto de apoyo dentro del sistema nervioso. Estas personas son las que desarrollan las consecuencias más temidas del virus del Nilo Occidental: meningitis o encefalitis.

Factores de riesgo

Cualquier persona mordida por un mosquito en un área donde la población de aves transporta el virus del Nilo Occidental es susceptible a la infección. Dado que estas áreas ahora cubren una gran parte del mundo, casi cualquier picadura de mosquito podría transmitir el virus a cualquier persona. Cuantas más picaduras de mosquito reciba, mayor será su riesgo.

La mayoría de las personas que están infectadas con el virus del Nilo Occidental solo sufren una enfermedad autolimitada o no tienen ningún síntoma. Sin embargo, una pequeña proporción de individuos infectados (menos del uno por ciento) desarrollará la forma neurológica grave y potencialmente mortal de la infección.

Si bien este resultado severo puede afectar a cualquier persona infectada con el virus del Nilo Occidental, algunos parecen tener un mayor riesgo de desarrollar meningitis o encefalitis. Los factores que aumentan este riesgo incluyen:

  • Edad avanzada
  • Cáncer chem Quimioterapia reciente
  • Diabetes
  • Abuso de alcohol
  • Enfermedad renal
  • Sexo masculino
  • En estos escenarios, es importante que trabaje con su médico si nota algo fuera de lo común, incluso si parece un resfriado típico.

Like this post? Please share to your friends: