Además, si se produce una infección…

Una visión general de la vaginosis bacteriana

  • Control de la natalidad
  • STDs
  • Aborto
  • La vaginosis bacteriana es una afección común pero frustrante en la que se interrumpe el equilibrio normal de la flora vaginal, lo que provoca un crecimiento excesivo de bacterias dañinas. Los síntomas incluyen picazón, flujo vaginal y un olor desagradable.

    Mientras BV se trata fácilmente con antibióticos, la recurrencia de la infección es común, generalmente dentro de los 12 meses de tratamiento.

    BV tiende a afectar a las mujeres en sus años fértiles y a menudo se asocia con duchas vaginales, relaciones sexuales sin protección, parejas sexuales múltiples y otros factores de riesgo.

    Síntomas De los 21 millones de mujeres estadounidenses que se cree que están afectadas por la vaginosis bacteriana cada año, solo alrededor de tres millones experimentan síntomas. Cuando ocurren, los síntomas de BV tienden a ser leves pero persistentes y pueden incluir:

    Flujo vaginal blanco grisáceo o amarillo

    • Un olor a pescado que puede empeorar después del coito
    • Una sensación de ardor al orinar
    • Comezón vaginal, enrojecimiento e hinchazón
    • Sangrado vaginal después del coito
    • Con menos frecuencia, una infección BV puede conducir a problemas de micción, dolor durante las relaciones sexuales y al desarrollo de la enfermedad pélvica inflamatoria (EIP).

    Si bien los síntomas de BV rara vez son graves, pueden minar la integridad de los tejidos vaginales y aumentar su vulnerabilidad a las enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la gonorrea, la clamidia, la tricomoniasis y el VIH.

    Además, si se produce una infección durante el embarazo, puede correr un mayor riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y, en casos excepcionales, un aborto espontáneo en el segundo trimestre.

    Causas

    La vaginosis bacteriana no se considera una ETS porque la infección no es causada por un patógeno extraño como el VIH o la sífilis.

    En cambio, BV ocurre cuando las bacterias sanas en la vagina se agotan, lo que permite que las que no son saludables predominen y causen una infección.

    Gardnerella vaginalis es una de las bacterias malas más comunes, pero otras también pueden causar infecciones. Este desequilibrio puede ser causado por cambios en la acidez vaginal o problemas con la respuesta inmune, los cuales disminuyen la capacidad del cuerpo para controlar el sobrecrecimiento bacteriano. El sexo a menudo puede provocar una infección al introducir microbios nuevos o excesivos en la vagina.

    El riesgo de BV es más alto entre las mujeres de 15 a 44 años. En términos generales, las mujeres afroamericanas tienen el doble de probabilidades de tener BV que las mujeres blancas.

    Algunas de las causas más comunes de BV incluyen:

    Sexo oral, vaginal o anal sin protección

    • Múltiples parejas sexuales
    • Nuevas parejas sexuales
    • Juguetes sexuales compartidos
    • Vacunación
    • Fumar
    • Dispositivos intrauterinos (DIU)
    • También se cree que la genética juega un papel importante parte, ya sea promoviendo la inflamación o causando niveles menores de

    Lactobacilli protective en la vagina. Diagnóstico Dado que la vaginosis bacteriana no es causada por un solo agente, se realizaría un diagnóstico basado en una evaluación de sus síntomas y de los resultados de sus análisis de laboratorio. Esto generalmente implicaría:

    Una revisión de nuestro historial médico

    Un examen pélvico

    • Una prueba de pH para verificar la acidez vaginal
    • Una evaluación microscópica de las secreciones vaginales
    • El examen microscópico buscaría células clave (células vaginales tachonadas con bacterias ) o use una tinción de gram para ayudar a diferenciar los tipos de bacterias y medir la proporción de bacterias buenas a malas. Con base en una revisión de los criterios, un médico puede confirmar el diagnóstico o realizar otras pruebas para asegurarse de que no se trata de otra enfermedad (como una infección por hongos o herpes genital). Tests Las pruebas basadas en el hogar también están disponibles, pero tienden a ser mucho menos precisas.
    • Tratamiento

    El tratamiento estándar para la vaginosis bacteriana es un tratamiento corto con antibióticos.

    Los tipos utilizados en la terapia de primera línea, llamados metronidazol y clindamicina, son altamente efectivos en el tratamiento de la BV y tienen efectos laterales relativamente leves.

    Los regímenes preferidos de primera línea incluyen:

    Metronidazol 500 miligramos tomados por vía oral dos veces al día durante siete días

    Metronidazol, gel vaginal al 0,75 por ciento aplicado una vez al día durante cinco días

    Clindamicina, crema vaginal al 2,0 por ciento aplicada a la hora de acostarse durante siete días.

    • Las opciones alternativas incluyen un supositorio vaginal de clindamicina o tabletas de tinidazol. A pesar de la eficacia del tratamiento, la recurrencia es común y puede requerir tratamientos adicionales o incluso múltiples para lograr el control. Los efectos secundarios comunes incluyen náuseas, dolor de estómago, tos, dolor de garganta, secreción nasal y un sabor metálico en la boca.
    • Además de los antibióticos recetados, hay un número de remedios caseros y de apoyo que pueden ayudar. Incluyen los probióticos (que se encuentran en los suplementos nutricionales y alimentos como el yogur), que pueden ayudar a prevenir la recurrencia, y el ácido bórico, un remedio antiguo que experimenta un resurgimiento en el interés médico.
    • Prevención

    Tan común como la vaginosis bacteriana, hay cosas que puede hacer para reducir su riesgo. Incluyen prácticas sexuales más seguras para evitar la exposición a bacterias dañinas y practicar una buena higiene vaginal para reducir las probabilidades de infección.

    Para prevenir la vaginosis bacteriana:

    Limite su número de parejas sexuales.

    Use protección para el sexo oral, vaginal o anal, incluidos los condones y las presas dentales.

    No comparta juguetes sexuales.

    • No te mates.
    • Evitar lavar la vagina con jabones ásperos o perfumados.
    • Use ropa interior de algodón transpirable.
    • Evite los tampones perfumados o los aerosoles femeninos.
    • No mantenga un tampón por más tiempo de lo recomendado.
    • Limpie de atrás hacia adelante después de orinar.
    • Evite los DIU si tiene VB recurrente o una infección severa anterior.
    • Una palabra de Verywell
    • Incluso con los mejores esfuerzos de prevención, la vaginosis bacteriana a veces puede ocurrir. No te patees. Por el contrario, busca tratamiento y hace todo lo posible para evitar agravar la afección.
    • Si los síntomas te están llevando a la distracción, hazte la vida más fácil quitándote los pantalones ajustados y vistiendo ropas sueltas o una falda. Para tratar un picor, aplique un paño frío directamente en la vagina o salpique con agua fría en la ducha. Rascarse solo empeorará las cosas.

    Finalmente, si está siendo tratado con antibióticos, no se detenga a la mitad aunque sus síntomas desaparezcan. Hacerlo puede aumentar el riesgo de resistencia a los antibióticos y hacer que el tratamiento sea aún más difícil si la infección regresa.

    Like this post? Please share to your friends: