Los efectos del tabaquismo en pacientes de cirugía

Los efectos del tabaquismo en pacientes de cirugía

Dejar de fumar antes de la cirugía y continuar absteniéndose después de la cirugía es uno de los cambios más beneficiosos que cualquier paciente de cirugía puede hacer. Es bien sabido que dejar de fumar tiene muchos impactos positivos en la salud y es una decisión inteligente sin importar las circunstancias. Dicho esto, los fumadores que se someten a cirugía pueden disminuir drásticamente el riesgo de complicaciones durante y después de la cirugía.

Los fumadores pueden estar acostumbrados a escuchar información sobre los beneficios del tabaquismo para la salud; sin embargo, los beneficios para la salud de dejar de fumar antes de la cirugía son inmediatos y sustanciales.

Riesgos conocidos de la cirugía para fumadores

Un gran estudio internacional publicado en 2013 mostró las diferencias dramáticas en las complicaciones entre los pacientes fumadores y los que fueron fumadores anteriores. Este estudio mostró que los fumadores actuales tienen un riesgo notablemente mayor de morir en los 30 días posteriores a la cirugía. Con mayor frecuencia, esas muertes se pueden atribuir a un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, incapacidad para destetar del ventilador, insuficiencia respiratoria que requiere intubación y soporte del ventilador, y neumonía.

Si bien el estudio comparó a los fumadores (definidos como aquellos que habían fumado en el año previo a la cirugía) y los fumadores anteriores (antecedentes de haber fumado más de un año en el pasado), el paciente que deja de fumar incluso un día antes de la cirugía reduce su riesgo de complicaciones

Además de las complicaciones graves que acompañan al tabaquismo, existen otras complicaciones que pueden dificultar la capacidad del paciente para recuperarse después de la cirugía. Se sabe que los fumadores tienen una cicatrización más lenta, mayor cicatrización y mayores tasas de infección. Los huesos rotos sanan más despacio y la tos durante la fase de recuperación es más probable, lo que puede aumentar el dolor.

Cuándo dejar de fumar antes de la cirugía

Cuanto antes pueda dejar de fumar antes de la cirugía, mejor. Con cada día libre de humo, su riesgo general de complicaciones disminuye. Dejar de fumar incluso 12 horas antes de la cirugía puede hacer una diferencia, pero dejar de fumar 8 semanas antes de la cirugía puede tener un impacto dramático en su cirugía y recuperación.

Cuando abandona la consulta:

  • 12 horas antes de la cirugía: mejora de la oxigenación, la presión arterial y la frecuencia cardíaca
  • 2 semanas antes de la cirugía: menos problemas respiratorios durante la cirugía
  • 3 semanas antes de la cirugía: mejora la cicatrización
  • 8 semanas antes de la cirugía: disminución del riesgo de problemas relacionados con coágulos (ataque cardíaco y accidente cerebrovascular), inmunidad mejorada disminuye el riesgo de infección, mejora la respuesta a los medicamentos anestésicos

Fumar después de la cirugía

Continuar absteniéndose después de la cirugía mejorará el tiempo de recuperación y continuará disminuyendo el riesgo de complicaciones. Al abstenerse de fumar después de la cirugía, se mejora la cicatrización de la herida, disminuye el riesgo de neumonía y se minimiza el tiempo de recuperación general.

A largo plazo, los beneficios de continuar la vida como no fumador son enormes, disminuyendo su riesgo de cáncer, problemas respiratorios graves y muerte prematura por otras causas.

Cómo dejar de fumar

Dejar de fumar cigarrillos no es fácil, pero vale la pena el esfuerzo, especialmente antes de la cirugía.

Para algunos pacientes, cold turkey es la respuesta, dejar de fumar sin medicamentos o sin nicotina. Para otros, los reemplazos de nicotina son efectivos. El reemplazo de nicotina significa que usted obtiene nicotina de una fuente distinta a los cigarrillos, como chicles de nicotina, parches, pastillas y aerosoles nasales.

La medicación también es una opción. Hay dos medicamentos comúnmente recetados para ayudar a los fumadores a dejar el hábito. El primero es Wellbutrin, también conocido como Zyban o Bupropion, que es un medicamento utilizado originalmente como antidepresivo pero que se encontró que disminuye el deseo de cigarrillos. El otro medicamento es Chantix, un medicamento que imita las dosis bajas de nicotina para ayudar a reducir los síntomas de abstinencia.

Chantix también bloquea los receptores cerebrales que crean una sensación de placer al fumar, lo que hace que la experiencia de fumar sea mediocre.

Los pacientes informan beneficios de terapias que no incluyen medicamentos o nicotina. Algunos han utilizado con éxito la hipnosis para reducir la necesidad de fumar, mientras que otros se basaron en la acupuntura.

Like this post? Please share to your friends:
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: