Desafíos de la imagen corporal únicos relacionados con la discapacidad

Desafíos de la imagen corporal únicos relacionados con la discapacidad

La palabra discapacidad se usa generalmente como un término general para una condición física o mental que puede limitar la movilidad, los sentidos o la capacidad de una persona para participar en ciertas actividades. Aunque el término discapacidad también conlleva implicaciones legales importantes, el enfoque de esta discusión es menos médico o político, ya que es social. Aunque en muchos sentidos Estados Unidos ha logrado grandes avances para garantizar derechos como la igualdad de acceso a la atención médica, el empleo, la vivienda y la educación para las personas con discapacidad, aún tenemos nuestros desafíos, particularmente con el estigma y las percepciones de la discapacidad.

Percepciones culturales de la discapacidad

La discapacidad todavía se enfrenta al desafío perpetuo de ser percibido como diferente o, en el peor de los casos, inferior a los compañeros sin discapacidades. Estas percepciones negativas y el estigma invaden casi todos los aspectos de nuestros valores culturales desde los rasgos admirados que asociamos con el desempeño de la masculinidad tradicional y la feminidad hasta las creencias sobre lo que es bello.

En muchas culturas, a menudo se piensa que las personas con discapacidad son enfermizas, débiles y frágiles. Con esas percepciones generalmente imprecisas de la discapacidad también vienen nociones más nocivas. Las personas con discapacidades pueden no ser lo suficientemente masculinas o femeninas; pueden no ser considerados sexualmente atractivos o bellos; pueden ser considerados como objetos en lugar de agentes. Estos desafíos sociales únicos y casi invisibles a los que se enfrentan las personas con discapacidad tienen un impacto profundamente negativo en la autoestima, la autoestima y la imagen corporal.

Imagen corporal y discapacidad

Más y más investigaciones han confirmado los desafíos únicos que enfrentan las personas con discapacidades en lo que respecta a la autoestima y la imagen corporal. En el nivel más amplio, los estudios han encontrado que la discapacidad física, en particular, tiene una influencia negativa en la experiencia, las actitudes y los sentimientos psicológicos de las personas sobre sus propios cuerpos.

Si bien la experiencia varía de individuo a individuo, existen patrones comunes que se corresponden con ciertos datos demográficos como el género.

Masculinidad, Feminidad y Discapacidad

Los valores percibidos de la masculinidad y la feminidad todavía tienen un gran peso cultural, incluso en el cambiante y diverso mundo de hoy, que presenta desafíos especiales para las personas con discapacidad. En una cultura donde la masculinidad tradicional se asocia con rasgos como el dominio, la fuerza y ​​la independencia, a los hombres con discapacidades físicas les puede resultar difícil adaptarse al molde. Las mujeres con discapacidad, por otro lado, pueden no ajustarse a la definición estrecha del cuerpo femenino ideal o lo que se considera bello.

Si bien la inconformidad con estas ideas erróneas no es un desafío exclusivo de las personas con discapacidad, la medida en que muchas personas con discapacidades internalizan la imagen corporal negativa que surge de ella es un verdadero problema psicológico y emocional del que no hay suficientes personas hablando.

El vínculo entre la aceptación del cuerpo y las actitudes cambiantes

Al igual que en el caso de las personas sanas, no todas las personas con discapacidad sufren problemas de imagen corporal. Quizás igualmente importante de reconocer es que las personas con discapacidad no son únicamente víctimas de los defectos de nuestra sociedad.

De hecho, muchos combaten activamente el estigma y la percepción negativa tanto externamente en el mundo como internamente dentro de ellos mismos.

Hoy, las actitudes están cambiando, pero lentamente. Con una mayor cobertura de los medios y la exposición a la discapacidad a través de la cobertura de soldados heridos o programas de televisión que funcionan para retratar la discapacidad con precisión, los estadounidenses de todos los orígenes han tenido más oportunidades de luchar con su percepción de discapacidad. A menudo, la exposición, ya sea directa o indirecta, puede ser suficiente para comenzar a disipar las ideas dañinas que pueden transmitir sobre los discapacitados. Esta exposición con suerte conduce a más y más oportunidades para desafiar esas nociones y sus raíces en nuestra cultura.

Cuando se cuestionan esas nociones, todos, incluidas las personas con y sin discapacidad, reciben las herramientas para aceptar sus cuerpos y lograr una autoestima más saludable.

Usted tiene el poder para cambiar su experiencia

No es raro que una persona con discapacidad experimente depresión o sentimientos de inadecuación como resultado de su experiencia. Sin embargo, no es saludable sufrir esos sentimientos todo el tiempo.

La depresión puede afectar su sueño, su dieta, su trabajo, sus relaciones y su salud en general. Puede afectar su calidad de vida. Si siente que está pasando demasiado tiempo preocupándose por su cuerpo, puede ser momento de considerar pedir ayuda. Aunque cuestiones como la imagen corporal y el bienestar psicológico no son generalmente un enfoque o una prioridad en nuestro sistema de salud, deberían serlo.

Se puede buscar ayuda a través de muchos canales, como confiar en un amigo o familiar de confianza, hablar con su médico o llamando a un centro de asesoramiento local. No tienes que sufrir en silencio. Al alzar la voz y buscar ayuda, no solo prioriza su bienestar, sino que ayuda a arrojar luz sobre un problema poco denunciado que merece consideración.

Like this post? Please share to your friends: