Principio de progresión en el entrenamiento con pesas

Principio de progresión en el entrenamiento con pesas

El principio de progresión en el entrenamiento de resistencia implica que hay un nivel óptimo de sobrecarga que debe lograrse, así como un marco de tiempo óptimo para que ocurra esta sobrecarga. El Principio de Progresión indica que el proceso de sobrecarga no se debe aumentar demasiado despacio o que es poco probable que ocurra una mejora. Sin embargo, la sobrecarga que se incrementa demasiado rápido puede ocasionar lesiones o daño muscular.

Por lo tanto, el ejercicio por encima de la zona objetivo es contraproducente y puede ser peligroso y potencialmente provocar lesiones.

El Principio de Progresión

El Principio de Progresión establece que existe un nivel perfecto de sobrecarga entre un aumento demasiado lento y un aumento demasiado rápido. Por ejemplo, el atleta de fin de semana que se ejercita vigorosamente solo los fines de semana, pero no regularmente durante la semana, no se ejercita lo suficiente para ver resultados sólidos y, por lo tanto, viola el principio de progresión. En esta situación, el proceso de sobrecarga se realiza demasiado lentamente.

El Principio de Progresión también nos hace comprender la necesidad de un descanso y recuperación adecuados. El estrés continuo en el cuerpo y sus articulaciones, así como una sobrecarga constante, pueden provocar cansancio y agotamiento. No deberías (y no puedes) entrenar duro todo el tiempo. Simplemente no es físicamente posible o sabio. Hacerlo conducirá a un sobreentrenamiento y provocará una gran cantidad de daño físico y psicológico.

¿Qué es la sobrecarga?

La sobrecarga ha sido mencionada a menudo a lo largo de este artículo, ya que es un aspecto central y clave del entrenamiento con pesas. Básicamente, lo que significa sobrecarga es que la intensidad con la que se realiza un ejercicio debe ser lo suficientemente alta por encima del rango normal del individuo para que se produzca cualquier adaptación fisiológica (crecimiento muscular) deseada.

En términos simples, si desea ver resultados al levantar pesas, debe levantar más peso del que sus músculos pueden manejar físicamente en ese momento.

La única forma en que su cuerpo cambia y crece físicamente es si los músculos están sujetos a impuestos hasta el punto en que deben fortalecerse para levantar ese peso. Cuando las fibras musculares se gravan de esta manera se rompen, permitiendo que se desarrollen nuevas, y a su vez más fuertes. Por lo tanto, el proceso de sobrecarga hará que las fibras musculares se hagan más fuertes y, a veces, más grandes para manejar el peso adicional.

Progresión y sobrecarga

La progresión es un aspecto clave de la sobrecarga. A menudo, las personas hacen los mismos entrenamientos una y otra vez. Esto forma un nivel de familiaridad con el cuerpo, y por lo tanto, el progreso físico no se realiza. Para sobrecargar adecuadamente el cuerpo, la progresión es clave.

Una vez que el ejercicio comienza a sentirse fácil, es hora de subir la apuesta para que siempre estés sobrecargando tus músculos y adaptándote para ponerte fuerte y en forma. También es importante no trabajar siempre a altas intensidades, lo que podría conducir a un sobreentrenamiento. A veces, progresar es tan simple como cambiar el ejercicio que estás haciendo por algo diferente.

Like this post? Please share to your friends: