Cómo los alimentos procesados ​​pueden afectar su salud

Recientemente, me encontraba con un amigo en un parque durante el almuerzo, y noté una tendencia realmente inquietante. Casi todos estaban abriendo un paquete o caja para su almuerzo.

Como probablemente sabrá, se han planteado múltiples preocupaciones sobre los alimentos procesados, incluida la abundancia de alimentos procesados ​​y los peligros que representan. De hecho, un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Chapel-Hill descubrió que más del 60 por ciento de los alimentos que se compran anualmente en los Estados Unidos están muy procesados.

A medida que aumentan las pruebas que vinculan el consumo excesivo de estos productos con las principales consecuencias para la salud, los alimentos altamente procesados ​​se están convirtiendo en una tendencia preocupante.

Algunos procesos básicos de alimentos son necesarios para garantizar la seguridad de los productos perecederos, como la carne fresca o lácteos, la preocupación radica en los productos considerados altamente procesados. Estos son los alimentos de conveniencia que dominan los pasillos del centro de su supermercado típico e incluyen: comidas preparadas, cereales, productos enlatados, galletas, papas fritas, refrescos, dulces, dulces y otros artículos empacados. Además, muchos tipos de productos de carne y queso, como tocino, salchichas, perritos calientes, carne de almuerzo y rebanadas de queso o untables también se consideran alimentos altamente procesados. Estos tipos de alimentos constituyen la mayoría de las calorías que se consumen regularmente para la familia estadounidense promedio.

Evitar por completo los alimentos procesados ​​puede ser imposible, pero comprender por qué consumir demasiados puede ser perjudicial es un primer paso importante para mejorar su salud.

Para empezar, estos productos generalmente contienen mayores cantidades de sal, azúcar o grasa, todos los cuales se conocen como dañinos.

Los alimentos altamente procesados ​​también se tratan químicamente con aditivos o conservantes para mejorar su sabor, textura o prolongar la vida útil. Una manera fácil de identificar cualquier alimento procesado es echar un vistazo a la etiqueta; si hay una lista de ingredientes lavada con nombres complicados e irreconocibles, es seguro decir que es comida procesada.

Aquí hay seis formas en que el consumo excesivo de alimentos procesados ​​podría estar afectando su salud:

Obesidad

Es bien sabido que el azúcar contribuye a la obesidad, lo que puede conducir a una serie de otras enfermedades crónicas. Los alimentos altamente procesados ​​a menudo se cargan con azúcar extra, pero no se dejen engañar si la palabra azúcar en realidad no aparece en la etiqueta. Hay hasta 50 palabras diferentes para enumerar los tipos de azúcar agregados a los alimentos procesados. Los nombres más comunes son jarabe de maíz, fructosa, glucosa, sacarosa, malta o maltosa, miel, melaza o néctar.

Conocido como calorías vacías, cualquier tipo de azúcar, incluidas las variedades ocultas o disfrazadas, no agrega ningún valor nutricional y, de hecho, alienta a su cuerpo a consumir aún más calorías. Lo que es peor es que el consumo de azúcar provoca la misma sensación de placer y ansia en el cerebro comparable a aquellos que luchan con la adicción a las drogas. Esto no solo explica por qué es tan difícil resistir segundos después de permitirse un dulce, pero por qué muchos experimentan antojos inconscientes por todas esas otras comidas y refrigerios altamente procesados.

Entonces, ¿cuánto consumo de azúcar es demasiado? Las Pautas dietéticas para estadounidenses de 2015-2020 recomiendan que los azúcares añadidos se limiten a no más del 10 por ciento de las calorías diarias.

Esto equivale a alrededor de 12 cucharaditas de azúcar por día, lo que suena bastante generoso hasta que pone en perspectiva que la lata promedio de refresco contiene aproximadamente 10 cucharaditas solas.

Síndrome metabólico incluyendo enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2

Como si la obesidad no fuera lo suficientemente mala, el consumo de alimentos procesados ​​también está relacionado con el síndrome metabólico, que se define como un grupo de factores de riesgo que pueden conducir a enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. El síndrome metabólico se diagnostica cuando se presentan tres o más de los siguientes cinco factores de riesgo:

  • Aumento de la cintura también conocido como en forma de manzana con obesidad abdominal
  • Triglicéridos elevados, o que necesitan medicamentos para reducir los triglicéridos
  • Bajos niveles de colesterol HDL (saludable), o que necesitan medicamentos debido a niveles bajos de HDL
  • Hipertensión arterial o necesidad de un medicamento para tratar la presión arterial alta
  • Alto nivel de glucosa en sangre en ayunas o necesidad de un medicamento debido a la hiperglucemia en ayunas

La abundancia de azúcares que se encuentran en alimentos altamente procesados ​​es el principal culpable del síndrome metabólico. Los azúcares son una forma de carbohidratos, que el cuerpo necesita para obtener energía. Sin embargo, cuando estos tipos de carbohidratos se consumen en cantidades excesivas, los azúcares deben almacenarse en el cuerpo, generalmente en forma de grasa, y pueden tener varias consecuencias metabólicas. Un ejemplo de estos tipos de ocurrencias metabólicas son los picos frecuentes en los niveles de glucosa en sangre que requieren que la insulina se estabilice. Con el tiempo, esto puede conducir a la resistencia a la insulina, así como a aumentar los niveles de triglicéridos en la sangre. Los efectos acumulativos de estas alteraciones metabólicas pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Los alimentos procesados ​​también pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal, también conocida como enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Esta vez, el culpable es un tipo de aditivo químico llamado emulsionantes, que se utilizan para extender la vida útil y ayudar a mantener la forma o textura de los alimentos. Se encuentran en casi todos los productos alimenticios procesados, incluidos panes, mantequilla de maní, mezclas de tortas, aderezos para ensaladas, salsas, yogurt, pudín, queso procesado, helado y postres.

Puede ser sorprendente saber que los emulsionantes utilizados en los alimentos procesados ​​son similares a los que también se encuentran en los jabones o detergentes de su hogar. Esto se debe a que la función principal de un emulsionante es permitir que el agua y el aceite permanezcan mezclados, ya sea con el propósito de eliminar la suciedad y las manchas, o para mantener juntas las sustancias alimenticias que normalmente se separarían.

En un estudio reciente, se encontró que los ratones que fueron alimentados con una dieta que simula el tipo y la cantidad de emulsionantes típicamente consumidos encontrados en alimentos procesados ​​tienen cambios observados en sus bacterias intestinales que desencadenaron varias afecciones incluyendo las ya discutidas: obesidad y síndrome metabólico -así como la enfermedad inflamatoria del intestino. La razón de esta conexión se debe a que las bacterias afectadas comprometen la capa protectora del moco que generalmente separa los microbios de la pared intestinal, similar a cómo funciona un detergente para eliminar la suciedad, lo que provocó una respuesta inflamatoria y aumentó la incidencia de estas enfermedades.

Enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes se desencadenan cuando el sistema inmune del cuerpo se vuelve loco y ataca sus propias células. Hay más de 100 enfermedades autoinmunes diferentes, pero las más comunes son la diabetes tipo 1, el lupus, la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn y la tiroiditis de Hashimoto. En estas enfermedades, el sistema inmunológico confunde las células sanas con las insalubres y provoca un ataque al cuerpo que debe proteger.

Se estima que el 70 por ciento de su sistema inmune se encuentra en su intestino. Esto no es sorprendente si se consideran todas las toxinas ambientales que viajan a través de su tracto digestivo de principio a fin. Su tracto intestinal está cubierto con una capa especial de células llamadas células epiteliales, cuya función es servir como una membrana protectora. Las células epiteliales intestinales están unidas por uniones estrechas, lo que ayuda a mantenerlas unidas y fortalece la barrera de defensa contra bacterias, toxinas y otros antígenos dañinos. Pero cuando se comprometen estas uniones estrechas, debilitan la defensa del cuerpo y pueden permitir la exposición de antígenos dañinos al cuerpo al aumentar la permeabilidad intestinal. Esto se denomina intestino permeable y actualmente es un tema candente en la investigación médica.

La investigación ha demostrado que siete aditivos comunes abundantemente encontrados en los alimentos procesados ​​pueden dañar las uniones estrechas, haciéndolos más débiles y aumentando la permeabilidad intestinal. Esto, a su vez, abre la puerta a las toxinas para dañar el cuerpo, lo que puede aumentar la probabilidad de desarrollar una enfermedad autoinmune. Los siete aditivos identificados son glucosa, sal, emulsionantes, solventes orgánicos, gluten, transglutaminasa microbiana y nanopartículas, todos los cuales se usan comúnmente en productos alimenticios procesados.

Cáncer colorrectal

Los alimentos procesados ​​también pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de colon. Esta vez, el culpable son las carnes procesadas, que incluyen carne de almuerzo, tocino, salchichas, salchichas, carne seca o cualquier otro producto cárnico que haya sido tratado químicamente para mantenerse preservado. El riesgo también incluye el consumo de carne roja, como carne de res o cerdo. Se calcula que consumir tan solo 50 gramos de carne procesada o roja al día, que es aproximadamente el equivalente a un pequeño hot dog o dos rebanadas de tocino, aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18 por ciento. Se cree que el riesgo proviene de los productos químicos utilizados para conservar estas carnes o del proceso de cocción mediante el cual se conservan, y ambos están asociados con la exposición a compuestos cancerígenos.

Ansiedad y depresión

Si no está obligado a observar más de cerca el consumo de alimentos procesados, aquí hay otro riesgo para la salud a considerar. Las dietas ricas en alimentos procesados ​​también están relacionadas con un aumento en las tasas de ansiedad y depresión. Una teoría es que la exposición a esos azúcares añadidos puede causar estragos en el intestino, donde se produce la mayor parte de la producción de serotonina. La serotonina es un importante estabilizador del estado de ánimo, y cuando los hábitos dietéticos incluyen los aditivos químicos comunes en los alimentos procesados, puede afectar negativamente la capacidad de su cuerpo para mantener niveles saludables. Además, recuerde que todos esos azúcares añadidos causan un aumento en la glucosa en la sangre y un aumento en la producción de insulina, lo que establece un movimiento en un proceso metabólico de la montaña rusa que puede provocar hiperactividad seguida de letargo. Además, dado que esos azúcares añadidos pueden volverse altamente adictivos, tu cuerpo anhela más continuamente, repitiendo este proceso una y otra vez.

En general, las dietas altas en alimentos procesados ​​generalmente significan que se consumen menos alimentos reales, lo que hace que el cuerpo se vuelva deficiente en otras vitaminas y minerales que son necesarios para respaldar su estado de ánimo y su salud emocional. Aunque es prácticamente imposible eliminar completamente los alimentos procesados ​​de nuestras dietas diarias, es bueno tener en cuenta cuánto está comiendo. Esta conciencia puede ayudar a crear un estilo de vida más saludable y ayudar con muchas dolencias médicas. Siempre les digo a mis pacientes que la comida puede ser un medicamento o una toxina. Haga que su dieta funcione para usted no en su contra.

Like this post? Please share to your friends: